Para gustarle a él o ella

Guía para revisar cuáles aspectos de tu personalidad y apariencia pueden generar mucha atracción y simpatía en los demás.

¿Qué hacer para que una persona piense en ti? ¿Cómo captar su interés?

 Entre tantos gustos y colores, podría ser que la persona que te interesa no necesite que hagas algo especial para gustarle, o tal vez sea tan exigente que hasta le moleste la forma en que respiras. Sin caer en exageraciones, comparto algunos consejos básicos que, según mi opinión y experiencia personales, te permitirán al menos agradarle, caerle bien, simpatizarle a esa persona, sin que esto garantice la conquista de esa persona. Al menos, al practicar estos simples tips, estarás comportándote más que bien y dejando una buena impresión en los demás, hasta podrías atraer la atención de alguien más. Presta atención.

 –      Siempre cuida tu apariencia. Ya se ha hablado bastante este tema, pero no nos cansamos de decirlo, si luces sin arreglar, alejarás al más valiente. Vigila que tu ropa, cabello, uñas, zapatos, etc, estén limpios y que si es posible uses un perfume agradable, sin exagerar, por favor, el exceso de perfume espanta más de lo que crees.

 –         Tu mirada dice más que mil palabras. Al hablar, mira a la persona a los ojos, esto dice mucho de ti, las personas honestas, íntegras acostumbran hacerlo. Si no lo haces, pensarán que algo ocultas. Tampoco exageres con esto, puedes mirar hacia otros puntos en algún momento sin dejar de prestar atención a la persona con la que estás. Tu mirada debe reflejar que esta persona te interesa, repito, sin exagerar, sin parecer hambriento/a, puedes mirar a alguien con admiración y respeto sin parecer baboso/a, y si logras transmitirle eso, te aseguro que le impactarás. Si no tienes idea de cómo mirar de este modo, fíjate en los protagonistas de alguna película, cómo intercambian miradas, sonrisas, gestos simples pero que comunican algo entre ellos, como si se conocieran de toda la vida. Al tratar a alguien así, estarás creando una poderosa conexión entre ustedes.

 –       Presta atención, escucha y pregunta. No sólo se trata de que se miren y sonrían con tierna picardía. Aprende a hacer preguntas acerca de su vida, sin parecer un interrogador de la policía o el chismoso de turno. Empieza diciendo algo de ti y luego hazle una pregunta. Por ejemplo, podrías decirle: esta mañana mi trabajo estuvo tan aburrido que la mañana se me hizo muy larga, en qué trabajas tú?. Después de oír su respuesta podrías preguntarle si se aburre con frecuencia, si le gusta lo que hace, etc. Ves que es fácil? Conoce a esa persona. Busca un pretexto para hablarle si aun no lo has hecho. Nuevamente ten cuidado de no exagerar. No acoses a preguntas. Dicen que de lo bueno, poco.

 –         Si es necesario, entrena tu voz. Hay personas que no son conscientes del tono de su voz. Hablan a un volumen muy alto, fuerte o muy agudo. Especialmente las mujeres tienden a caer en estos hábitos. Practica hablar bajando un poco el volumen de tu voz. Acostúmbrate a hablar pausadamente pronunciando cada palabra, sin exagerar, para que te entiendan bien y no atropelles cuando hables. Te sorprendería saber lo importante que es esto y lo agradable que es para los oyentes. Nuevamente, fíjate en las voces de algunos de tus personajes favoritos. Seguro que saben hablar de un modo cautivador. De hecho, hay personas que han trabajado tanto su voz, que pueden convencer a cualquiera que los escuche, porque son voces agradables de escuchar. Graba tu voz en una conversación normal, y fíjate cómo lo haces. Corrige lo que sea necesario. No es algo que puedas lograr de la noche a la mañana, pero créeme si mejoras en este aspecto, atraerás mucho más de lo que te imaginas.

 –    Mejora tu actitud. Sonríe, sé positivo/a. A todos nos gusta la gente alegre, divertida, y huimos de los quejumbrosos, de los problemáticos, criticones, etc. Si estos son tus hábitos de conversación, estarán siempre a tu lado las personas que se identifiquen con esos mismos sentimientos, y alejarás a las que disfrutan de la vida. Date cuenta cuando caes en esta espiral negativa y cambia de tema, busca lo positivo, o al menos ríete de lo negativo, aligerarás el ambiente, tu ánimo mejorará y los demás lo apreciarán.

 –        Sé tú mismo/a. La idea es que conozcas a la otra persona y que te conozcan a ti, que en el mejor de los casos se caigan bien, se gusten, si tienes afinidades, gustos en común los puedan compartir, etc., que al menos surja una amistad duradera. Procura ser fiel a tus creencias, valores, principios y no te escondas o adaptes a lo que otros creen que deberías ser. Los consejos que describí anteriormente te ayudarían a atraer más, a caer bien, pero de ahí en adelante, la persona que se encontrarán es a ti, con tus opiniones, tus experiencias y tus verdades, y habrá mucha gente a quien le gustes más que a otros.

 Para que le gustes a alguien y para que piense en ti, necesitas no sólo practicar estos consejos, sino también sentirte seguro/a de ti mismo/a, confiar en tus virtudes, saber que eres especial y que tienes mucho que ofrecer a los demás, como ser humano. Sin caer en la arrogancia.

Cuando conoces a alguien, ¿qué es lo que hace que esa persona sea inolvidable?

Probablemente tenga un físico espectacular, una voz cautivadora, sea muy simpática y conversadora, etc., pero también hay muchas personas que no poseen todos estos atributos, sino que simplemente son ellos mismos, honestos, transparentes, con una sonrisa en los labios, una mirada franca, un optimismo y alegría contagiosos, lo que los hace inolvidables es su personalidad firme, su esperanza, su espíritu seguro, son gente que lucha, se cae, sigue adelante…esas son las cualidades que los hacen más que inolvidables, un ejemplo para cada uno de nosotros.

Y para gustarte a ti y captar tu interés…¿qué hay que hacer? 

 

 

Escrito por:

Ing. Verónica Maita

Entra a mi blog y conoce otros temas de interés: http://compartirnuestrasvidas.blogspot.com/

Deja tu comentario debajo