MOBOTIX participa en el proyecto de conservación del visón europeo desarrollado por FIEB

FIEB, la Fundación para la Investigación en Etología y Biodiversidad, y Telefónica están desarrollando este proyecto para registrar el comportamiento de los visones que crían en cautividad en su centro en Casarrubios del Monte (Toledo)

MOBOTIX, el mayor fabricante mundial de sistemas en red de videovigilancia de cámaras megapíxel, ha sido el fabricante elegido para las cámaras IP que se utilizan en el proyecto de conservación del visón europeo que está realizando FIEB, la Fundación para la Investigación en Etología y Biodiversidad junto con Telefónica.

Además, Fractalia, la compañía de desarrollo e implantación de soluciones tecnológicas e ingeniería creativa, colabora en este proyecto integrando y adaptando su tecnología para la conservación del visón europeo.   

Con este proyecto de conservación del visón europeo se propone un estudio piloto doble: por un lado, un estudio sobre el uso del territorio del visón durante el día y la noche. Y por otro, la identificación y análisis de los patrones de comportamiento del visión europeo para anticipar momentos clave como nacimientos o apareamientos, distribución de marcas en el territorio o alteraciones del comportamiento.

Para lograr esto, era necesario un sistema de vídeo de alta calidad que tuviera la posibilidad de una vista de 360˚ de las instalaciones y visualización de imagen dual para facilitar los estudios de comportamiento de esta especie en peligro de extinción que hace vida durante la noche. La principal novedad que introducen las cámaras MOBOTIX es la posibilidad de visualizar las trayectorias de los visones por toda  la superficie de la instalación con huellas de calor que te indican cuáles son las áreas por las que tienen preferencia y las variaciones de este uso a lo largo de todo el año.

La cámara elegida para tal función ha sido el modelo Q25 de MOBOTIX, una cámara domo IP ultracompacta y resistente a los agentes climáticos, difícil de identificar como tal incluso para las miradas más curiosas. La Q25 es muy discreta y encaja en cualquier sitio, tanto en el interior como en el exterior. Gracias a la vista panorámica de 360° puede instalarse para el control y la grabación de vídeo por sucesos de todas las instalaciones. Además, como el resto de cámaras MOBOTIX, lleva incorporada la tecnología de sensores “Moonlight” de 6 MP, que ofrece una gran sensibilidad a la luz y permite obtener vídeos excelentes incluso en difíciles condiciones de escasa luminosidad sin desenfoque de movimiento.

“Considerábamos que las cámaras MOBOTIX eran las idóneas para este proyecto porque nos permiten obtener una vista panorámica cenital de 360 grados con la cual se puede videovigilar toda la instalación con una sola cámara sin apenas ángulos muertos. Además su pequeño tamaño y su forma tan discreta es perfecta para no ser invasivos con la especie a observar”, comenta Silvia Villaverde, Directora de la Fundación FIEB. “Asimismo, la calidad de imagen y la posibilidad de obtener registros con las trayectorias en huella de calor, nos parecía algo realmente novedoso y con grandes posibilidades para el estudio de la fauna silvestre, lo que nos hizo llegar  a la conclusión de que las cámaras de MOBOTIX eran las que necesitábamos para este proyecto”.  

Deja tu comentario debajo