Hábitos de riego para tener un cultivo de cannabis exitoso

hábitos de riego de cannabis

Para mantener a nuestro huerto sano es necesario implementar hábitos de riego para tener un cultivo de cannabis exitoso. En Solo Grow Shop nos encargaremos de guiarte para que tu planta crezca fuerte y libre de problemas. Poner atención a los detalles y ser constante en los cuidados garantiza resultados positivos.

¿Cómo regar una planta de cannabis?

Al cultivar el cannabis hay una norma que debes conocer: mientras más grande sea la planta mayor cantidad de agua necesita. Por eso antes de empezar a regar ten en cuenta su tamaño. Así como la etapa de desarrollo en la que se encuentra. El sistema de alimentación es progresivo y desde el principio hay que encontrar un equilibrio.

Esta planta es resistente a los errores de principiante, pero existe un límite de tolerancia. No se puede secar y tampoco exponerse al exceso de humedad. Tu cannabis es propensa a desarrollar moho gris, pudrición en su raíz, intoxicarse o perder firmeza y morir si sigues hábitos de riego inadecuados.

Los implementos de riego para empezar son un medidor de pH, una regadera con muchos agujeros y agua del grifo a temperatura ambiente.

Hábitos de riego para tener un cultivo de cannabis exitoso

Te explicaremos todos los pasos y recomendaciones a seguir para que el cultivo de cannabis se mantenga sano y fuerte.

La calidad del agua para el cannabis

Utiliza un medidor de pH te permitirá controlar el nivel de acidez del agua que recibe tu planta. El balance debe estar entre 6.0 y 7.0 para que puedan absorber los nutrientes de la tierra correctamente.

Consejo: Hay que tener cuidado de no regar el cannabis con agua que contenga cloro. En cuanto al pH existen aparatos que se encargan de ajustar los niveles según las necesidades del cultivo.

Cantidades de líquido que necesita cada planta

La plata de cannabis necesita riegos generosos. A las plantas pequeñas se les proporciona agua en cantidades moderadas, pero constantes en el día, por ejemplo, en la mañana y al atardecer. En el caso de las más grandes en etapa de florecimiento se usa un mayor volumen de líquido, pero se dejan pasar 2 o 3 días antes de volver a regar.

Cuando el agua escurra debajo de la maceta es momento de parar con el riego y esperar hasta que absorba toda el agua.

Consejo: Hay dos etapas críticas en las que hay que cuidar de no sobrepasarse con el agua la maceta: al principio del cultivo y al punto de cosecha.

El momento de regar en el día

Un método para conocer el momento en que nuestras plantas necesitan agua es tocando la tierra y comprobando si está húmeda o seca. Si el cannabis aún no absorbe el líquido no hay que volverla a regar hasta que la tome. En cuanto a la hora de alimentarla lo mejor es optar por la mañana o el atardecer.

Método de riego

Se debe regar de forma uniforme, con cuidado para no perjudicar al delicado tallo. Hay que cuidar no pasarse con el agua para que las hojas no se ahoguen.

Últimas etapas de riego

Unas semanas antes de su cosecha la planta comienza a pedir menos agua, está atento a este momento para prevenir el desarrollo del famoso moho gris.

Implementar estos hábitos de riego para tener un cultivo de cannabis exitoso es fácil y los resultados se reflejarán en una planta fuerte y libre de enfermedades. Comparte con nosotros en los comentarios ¿cómo ha sido tu experiencia al trabajar esta especie?

Deja tu comentario debajo