Liderazgo. De la potencia a la acción.

Pasar de la estática a la acción en cuanto a liderazgo se refiere.

En todos los aspectos del vivir diario, siempre nos enfrentamos a la toma de decisiones, en artículos anteriores hablamos sobre la dificultad de la toma de decisiones, pasaremos de la teoría a la práctica, pasaremos de la potencia a la acción, y nos enfocaremos sobre la diferencia entre saber lo que significa ser un buen líder y actuar como un buen líder, por eso el titulo de este articulo.
Entrando directamente en materia, es importante destacar que no se es un buen líder si no existe una congruencia en lo que decimos y en lo que hacemos, lo que nos lleva a preguntarnos las clases de líderes que puede haber, en primer lugar están los lideres que son seguidos por un cierto interés, por la recompensa, también tenemos los lideres que son seguidos porque imponen que así sea, y están los lideres que son seguidos por convicción, y en este último es en el que nos centraremos.
Como líder debemos buscar siempre los resultados, es decir, lograr el éxito, y esto dependerá de la tenacidad y la perseverancia para realizar lo encomendado, es en este momento que pasamos de estar estáticos a la acción, otro de los factores importantes es conoce lo que debemos realizar, pero para un buen líder es igualmente importante conocer a los hombres a los que le vamos a delegar dicha actividad es decir que como líder sabemos que no todos los hombres son iguales, en este momento no estamos hablando de habilidades, sino de actitudes, y como líder es importante saber distinguirlas, es momento de meter al juego la habilidad del líder para dar la orden siempre teniendo en cuenta que sus seguidores son lo primero y que son seres humanos, y deben ser tratados con dignidad, esto no quiere decir que no se deba actual con firmeza, pero no debemos confundir el carácter, con el mal carácter, por lo que en la formula incluiremos la humildad, ya que sin humildad, el poder y la fuerza no son más que violencia.
Como podemos darnos cuenta, el ser líder no se trata de saber hacer las cosas sino de organizar quien deberá realizarlas, en este momento ya no estamos actuando como cualquier líder sino como un buen líder, es por eso que para ser un buen líder debemos conocer el arte de organizar, de mandar, de comprobar, de reprender, así también el arte de animar y recompensar, en el momento en el que somos capases de adoptar cada una de las artes antes mencionadas, es en ese momento que actuaremos como bueno lideres, es cuando pasamos de estar estáticos a la acción, pero aunque parece complicado, en realidad son cosas que hacemos diariamente con nuestros hijos si somos padres o madres, lo cual es igual o más importante.
Finalmente añadiré a este artículo una frase de Victor Frankl, en su libro “El hombre en busca de sentido”.
  “Tengo que decidir, la decisión es el puente entre la voluntad y la acción”.