Tres maneras de vivir la autoescuela

Los tiempos cambian, hace tan solo unos pocos años al pensar en una autoescuela, nos imaginábamos a un hombre vestido de oficinista, que con cara amargada y un porta papel en mano, se colocaba en el puesto del copiloto y desde allí nos miraba de manera acusadora, intimidándonos hasta los huesos. Por lo menos, así lo pintaban las decenas de películas Hollywoodenses de la década de los 90.

Pero como hemos dicho, los tiempos cambian y hoy en día se nos ofrece tres formas muy diferentes de vivir la grata experiencia de aprender a conducir, de sentirnos independientes, sin límites geográficos y con esa cierta sensación de rebeldía, que con el tiempo malgastamos siendo el conductor designado en cada celebración o el amigo más querido en los momentos de hacer la mudanza. Cada una de estas alternativas cuenta con un serie de ventajas y desventajas, que tendremos que evaluar al momento de elegir un camino a seguir.

Mujer conduciendo vehículo en autoescuela.

Formas de vivir la experiencia de aprender a conducir

1. Autoescuela tradicional: Aunque ya no cumpla con el cliché del hombre amargado de corbata que nos intimida desde el asiento de junto. Sigue conservando algunas características vintage, como que la clases son 100% presenciales y obviamente no hablamos simplemente de las clases prácticas, sino, de las clases teóricas, la aplicación de test y el observar material adicional como películas, todo se hace en vivo y directo, en las instalaciones de la auto escuela.

  • Ventajas: Las clases son personalizadas, cada estudiante cuenta con un tutor en vivo al que realizarle preguntas, pedirles consejos o plantearle dudas. Se ha comprobado que en este sistema tradicional se disfruta de una formación mucho más sólida, eficiente y profesional.
  • Desventajas: El horario es mucho más restrictivo, siendo el estudiante el que se debe ajustar a los tiempos de la clase en vez de la institución. Los costos son mayores que en otros sistemas y al ser aprendizaje presencial, el interesado debe trasladarse continuamente hasta la sede de la autoescuela.

2. Autoescuela online: A diferencia de la anterior, este tipo de escuela de conducción, enfoca gran parte de su estrategia de aprendizaje en las nuevas tecnologías. Hablamos de centros de capacitación que cuentan con guías virtuales, material interactivo y una amplia gama de vídeos, que el estudiante puede consumir desde la comodidad de su hogar. Sin embargo, esta modernidad solo se refleja en las clases teóricas, porque las clases prácticas siguen exigiendo al estudiante estar de cuerpo presente en la pista de conducir de la escuela. Un buen ejemplo de este tipo es Aula4 una Autoescuela en Alicante.

  • Ventajas: Mayor flexibilidad para el estudiante, sobre todo en lo que contempla a clases teóricas. Material visual variado y posibilidad de autoevaluarse al practicar con modelos de test.
  • Desventajas: Si no tenemos disciplina, estudiar a distancia es simplemente colocarnos nosotros mismos la soga al cuello.

3. Autoescuela low cost o de bajo costo: Tal como su nombre lo indica son escuelas mucho más económicas que los modelos anteriores, pero siguen manejando el modelo de las clases presenciales.

  • Ventajas: Son muy, pero muy económicas.
  • Desventajas: Al ser tan asequibles, pueden disminuir su calidad en contenido, número de prácticas o preparación de los instructores.

Deja tu comentario debajo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.