Cómo aprovechar los salones para fiestas para celebrar el cumpleaños de un adolescente

Cuando pensamos en salones para fiestas lo primero que se nos viene a la mente es una piñata o una boda, pero qué tal si el acontecimiento que vamos a conmemorar no es así de típico.

Cuando pensamos en salones para fiestas lo primero que se nos viene a la mente es una piñata o una boda, pero qué tal si el acontecimiento que vamos a conmemorar no es así de típico.

Por ejemplo, qué posibilidad existe de que un adolescente acepte que le celebren su cumpleaños en un salón y no en un antro, como suele ser la costumbre entre amigos.

Alquilar un centro de fiestas puede ser una idea formidable y tener estupendos resultados si sabemos aprovechar cada una de las ventajas que ofrece, entre las cuales está la posibilidad de contratar servicio de estacionamiento, seguridad, ordenar la comida preferida de los muchachos y tener la música a todo volumen sin desvelar a los vecinos.

Para que el salón sirva su propósito hay que planear muy bien el reventón. Lo primero que debemos hacer es preguntarle al muchacho cuáles son las actividades que prefiere hacer y luego darle unas cuantas ideas a ver cuál acepta mejor.

Además de la renta típica del karaoke podrías conseguir mesas de billar, futbolito o hockey de aire a buenos precios.

En cuanto a la comida una idea que siempre funciona es colocar una mesa tipo banquete con suficientes botanas, pues la verdad es que a los chicos les encanta comer papitas, nachos, refrescos, palomitas y pretzels, mientras llegan los tacos, las tortas, las hamburguesas, la pizza y/o los hot dogs.

Hay salones de fiestas que incluyen un buen patio. Si es verano y hace calor una idea divertida es gastarle una broma al festejado, llevándolo al jardín para luego atacarlo con pistolas de agua mientras los invitados corean “Las mañanitas”.

También pedirle al cumpleañero que cante uno de los éxitos del karaoke antes de partir el pastel es una opción que será muy memorable, sobre todo si alguien tiene una cámara de video en mano.

Puedes alquilar juegos de sillones y mesas tipo lounge para que, finalmente, conviertas el salón en un verdadero antro, con el nombre del joven en la puerta. Basta con que mandes a hacer el letrero para que todo parezca muy oficial. Y a propósito del pastel, pídelo con un diseño que sea divertido como en forma de un celular o un iPod.

Estos son apenas unos consejos para que esa fiesta luzca como nunca en un salón privado. El resto dependerá de tu creatividad y de tu ingenio.


salones para fiestas | salones de fiestas

Deja tu comentario debajo