La importancia de tener siempre recarga en los montacargas

El siguiente artículo es para aquellos que se dedican a la venta o renta de montacargas eléctricos, o para aquellos que poseen uno, o cualquier otro vehículo industrial motorizado, y quieren darle un mejor uso a su batería para reducir su desgaste, y con ello, los gastos de mantenimiento.

Si te encargas de la venta de montacargas usados también te interesará seguir leyendo, sobre todo a ti porque debes de estar al pendiente del mantenimiento continuo de las baterías, pues su buen estado permitirá que el uso de los mismos sea seguro en todo momento y puedan realizar su trabajo sin ningún problema.

Recordemos que lo primero que debemos hacer al encender el montacargas es revisar la carga que tiene la batería, pues en caso de que este no cuente con la suficiente y lo forzamos a operar, la batería se desgastará más de la cuenta. Se recomienda que mínimamente siempre cuente con más del 40% de carga.

Las baterías de los montacargas eléctricos son:

1. Plomo-ácido:

Cuando la batería se encuentra descargada, el plomo toma forma de sulfato de plomo, por lo que a más veces que se descargue la batería, los procesos químicos que acontecen en la batería perjudica la larga vida que ésta pueda tener. Es por eso que cuando estas baterías se desgastan se dice que están “sulfatadas” y es cuando es necesario reemplazarlas por una nueva.

Actualmente las baterías de este tipo ahora contienen un electrolito en pasta que no se evapora y evita la generación de sulfato de plomo, haciéndola más segura y más vigorosa. Son baratas, son de baja densidad de energía, pero su peso es excesivo debido a su componente principal, el plomo.

2. Níquel-hierro:

Este tipo de batería es de mayor duración que la primera debido a que no presenta una reacción de carga-descarga. Su costo es bajo también, pero a diferencia de la primera ésta si permite sobrecargas sin pérdidas de capacidad. No contiene metales pesados.

Para la carga de los montacargas se recomienda que estos se encuentren en reposo, aunque el centro de carga esté dentro del vehículo, ya que las baterías están hechas de materiales corrosivos que pueden provocar serías quemaduras en la piel. Asimismo se recomienda que para recargar la batería se utilicen gafas de seguridad, guantes de goma y una mascarilla de protección debido a que podría suceder que la batería emitiera gases inflamables.

Otros consejos de mantenimiento:

  • Mantener el montacargas apagado durante la recarga de la batería y con el freno de mano puesto.
  • Revisar constantemente sus niveles de fluido.
  • Verificar que los cables de la batería estén intactos, limpios, aislados y conectados.
  • Asegurarse de que los contactos no presenten signos de corrosión o cristalización.
  • Examinar que la batería no tenga agrietamientos.

Deja tu comentario debajo