Cómo serían los uniformes médicos para usarse en el verano

A pesar de que hay aspectos en esta vida que han cambiado debido a fenómenos socioculturales, el tema de los uniformes médicos no ha tenido una repercusión tan significativa, pues es sabido que desde los comienzos de las prácticas médicas, quienes atendían a los enfermos y los heridos, siempre han llevado puesta una bata o un delantal blanco.
Las batas blancas al igual que los cubrebocas médicos fueron vistos desde siempre como símbolos a los que fácilmente podíamos asociar al campo de la Medicina, la ciencia y la investigación, sin importar el lugar de residencia de los médicos, la estación del año en el que se encontrasen o el clima que nos imagináramos, ya sea que estuviese lloviendo, hiciera calor o estuviera nevando, ellos siempre iban a estar vistiendo una bata blanca y un cubrebocas.
Se sabe que en verano, cuando los hospitales están desbordados por la carga de trabajo y además sin servicio de aire acondicionado, los médicos suelen aborrecer tener que llevar ropa debajo de sus batas, es por eso que nos dimos a la tarea de imaginarnos cómo tendrían que ser sus uniformes, tomando en cuenta los calurosos y húmedos que deben ser los días de verano.
Los uniformes médicos acondicionados para usarse en las temporadas de calor deberían:
  • Estar hechos de telas ligeras y frescas.
  • Estar fabricados de lino, manta o algodón.
  • Tener mangas cortas y cuellos bajos.
  • Incluir pantalones hasta los tobillos.
  • Ser de colores claros.
A pesar de que son muchos los médicos, cirujanos y enfermeras que han optado por cambiar el color y diseño de sus batas, las personas siempre los asociarán con el color blanco. De hecho es un tanto impensable situarse en el siglo XIX cuando los doctores portaban exclusivamente prendas negras, porque ahora lo único negro que llevan es el maletín, y eso, no siempre.
Es raro pensar que el símbolo de lo que debería representar un médico o un profesional dedicado a la ciencias de la salud tenga que ser uno en específico, simplemente porque en el pasado tenía que asegurarse de que el personal médico estuviera aseado y en las mejores condiciones higiénicas para tratar a sus pacientes, porque si no, la tasa de mortalidad aumentaba.
Superado el tema y atendiendo las necesidades actuales, y de siempre, sería beneficioso que los médicos repensaran la forma en la que pueden ir a trabajar, pues suponemos que hay condiciones emocionales o de estados físicos que podrían hacer que no trabajen de la mejor manera.