Vecinos del estadio de los Charros en Jalisco, piden respeto para sus oídos

En Zapopan, Jalisco el gobierno local está implementando estrategias de seguridad a fin de tener medidas de control de ruido, debido a que vecinos del estadio de Los Charros mostraron estar preocupados debido a que no saben si el recinto cuenta con las medidas de seguridad necesarias para llevar a cabo un evento tan importante como el clásico mundial de beisbol.
Con las medidas de seguridad que se implementarán, tales como la disposición de sonometros que midan los niveles de ruido dentro del establecimiento, se planteará guardar el debido respeto a los colonos, quienes no sólo están preocupados por los niveles de ruido que se puedan generar, sino por sus pertenencias, entre ellas sus autos y sus viviendas.
El Comité Organizador comentó que estará regulando que los visitantes no irrumpan la tranquilidad de los vecinos, como lo pudiera ser en los siguientes casos: sobrepasar los niveles de ruido, fastidiar a los transeúntes, invadir los garajes aledaños, en lugar de utilizar estacionamientos establecidos, etcétera.
La preocupación de los vecinos se hizo llegar a partir de una carta formal al alcalde Pablo Lemus Navarro, en donde se explicó que en años anteriores, el evento les causó algunos de los problemas mencionados, pero que, según el alcalde, para este año se habrán corregido. Además menciona que el año pasado las quejas de los vecinos disminuyeron con respecto el año antepasado.
Para llevar a cabo el magno evento que tendrá lugar del 9 al 13 de marzo, se pretende generar una alianza entre el comité organizador del auditorio Telmex, el gobierno del estado y la directiva del equipo de los Charros, pues se pretende no repetir los errores cometidos de los años anteriores para garantizar, por un lado, la seguridad de los visitantes, pero el respeto de los vecinos por el otro.
Para el evento se pondrá a disposición de los aficionados de transporte que los estaría trasladando del estacionamiento del recinto, al punto más cercano de la entrada del estadio. Asimismo habrán agentes que favorezcan la movilidad automovilística y transeúnte, y agentes que medirán el nivel de decibeles generados cada cierto periodo de tiempo, a fin de regular los niveles de ruido y evitar que se supere el volumen máximo permitido.
En cuanto al comportamiento de los aficionados, no hay mayor preocupación, pues de antemano se sabe que la audiencia no se compara con la que asiste a los partidos clásicos de futbol, ya que el ambiente del beisbol es más familiar, por lo que no ocurren altercados.

Deja tu comentario debajo