Granja escuela: aprendiendo de una manera distinta y amena

Una Granja escuela, es un centro educativo de enseñanza divertida para niños y jóvenes. Parece que la risa, los juegos y la diversión no van de la mano con el conocimiento y el aprendizaje. Sin embargo, estos centros aplicando distintas alternativas como el contacto con la naturaleza y los animales, han logrado fortalecer y estimular a los niños impartiéndoles conocimiento de una manera distinta y amena.

Es una forma muy diferente de aprender aspectos que actualmente se hacen necesarios para que todos tengan consciencia de temas como la ecología, la agricultura, la alimentación, el trabajo manual y el manejo del tiempo libre.

Múltiples factores que hacen que los más pequeños de la casa se relacionen con el entorno. Al estar en contacto en un ambiente rural y divertido, les da la impresión de que se encuentran de paseo y no solo adquiriendo conocimientos y destrezas para la vida.

Granja escuela

En una Granja escuela suelen haber recorridos interesantes combinados con variados oficios como artesanía, carpintería, apicultura, entre otras. Esto hace que sus destrezas se desarrollen exponencialmente, haciendo que cada quién pueda aprender de formas diferentes, y para ello este tipo de instituciones ofrecen atención y formación personalizada.

¿Cómo pueden nuestros hijos explorar estas múltiples alternativas de enseñanzas?, estimulándolo sus capacidades y desarrollo mediante actividades que plantean nuestra realidad medioambiental, indicándoles que se tiene una responsabilidad personal con todo lo que les rodea.

Aprender no es solo saber leer y escribir, los números, e historia, si bien son extremadamente importantes para la formación de cada niño que se convertirá en un adulto, el compromiso es que crezcan aceptando de manera responsable la diversidad, el uso de la comunicación y el emprendimiento, haciéndolos mejores personas, esto es lo que se logra o se intenta lograr en un espacio como este tipo de escuelas.

Al ser los niños y jóvenes co-participes del medio ambiente y propia educación, entendiendo que se debe cuidar los recursos naturales porque son estos los que sostienen al hombre y sin ellos no podemos vivir; con seguridad una vez alcanzada su adultez contribuirán significativamente al consumo racional, eficiente y sostenible, por lo menos desde su parte personal.

En estos centros hay espacios para cantidad de actividades recreacionales, campamentos y corrales de contacto, deportes, visitas culturales, juegos, risas, fiestas, todas realizadas con alegría. Además cuentan con un personal capacitado en cada una de las áreas.

Pasar unas vacaciones de verano inolvidable, donde la educación es entretenida, estancias programadas y multiplicidad de tareas, es lo que requieren los chiquitines para su desarrollo integral.

Granja Escuela

Deja tu comentario debajo