Trucos para una manicura perfecta

Nuestras manos dicen mucho de nosotras. De ahí la necesidad de cuidarlas con el mismo esmero que el rostro.

Acudir a un profesional de la manicura es, por tanto, una excelente decisión. Pero, los resultados de estos tratamientos mejoran si somos capaces de mantener una rutina para nuestras manos nosotras mismas.

Hay algunos trucos y consejos para realizar esa manicura casera. Sencillos y económicos, los resultados son espectaculares si tenemos constancia. Pintarnos las uñas dejará de ser un problema y podremos, incluso, arriesgarnos con complementos originales.

Una obviedad para empezar, la limpieza es esencial. Manos y uñas deben estar impecables antes de manipularlas. Y, por supuesto, perfectamente secas. Esto incluye, además, la retirada de la cutículas. El mejor sistema es untar de aceite o una crema específica y usar palitos de naranja. No olvides que no se deben cortar nunca.

También es muy importante que limes con la técnica adecuada. Este es un paso imprescindible. Debes hacerlo siempre en la misma dirección, lo que te garantizará que las uñas no se rompan.

Aplica vaselina en el borde de la uña para evitar que el esmalte penetre en la piel. Empieza por una capa transparente o de laca blanca, ayudará a que no se descascarille y mejorará el resultado final del color que elijas.

Respecto a la forma de pintar tus uñas, siempre es preferible que las capas sean finas y que respetes los tiempos de secado antes de pasar a la siguiente. El pincel debe moverse de la base de la uña hacia arriba, empezando por el lado derecho, después el izquierdo y, finalmente, el centro.

Una excelente idea para acabar es aplicar una última capa de esmalte endurecedor, con especial cuidado en la punta. Y, aleja tus manos del agua caliente durante unas horas.

Deja tu comentario debajo