Reformas y decoración

obras y reformas

Los trabajos de sustitución de la red de saneamiento en la calle Teniente Hernández Menor y adyacentes en Villena se han convertido en una agonía para vecinos y comerciantes de la zona que desde el pasado mes de febrero están sufriendo los inconvenientes de tener las aceras levantadas.

Con el verano a punto de terminar, los establecimientos de hostelería se quejan de que la temporada alta «ha pasado de lejos», porque este año no han podido instalar terrazas en la calle. Además, como el tránsito por la vía es dificultoso por la cantidad de vallas que existen que cortan el paso de los peatones, afirman que este hecho ha mermado el número de clientes.

Las obras debían concluir en junio, pero han estado casi dos meses paralizadas debido a que se encontraron restos arqueológicos de un antiguo almacén del siglo XVIII en la plaza Pascual Domenech, y por la aparición de conducciones del gas junto al alcantarillado, por lo que tuvieron que desviarse.

El caso es que «el que espera desespera», y para los vecinos de la calle Teniente Hernández Menor los trabajos de sustitución de la red de saneamiento han sido agónicos. Así, la concejala de Servicios, María Carmen García, aseguró que la vía estará acondicionada antes del 27 de agosto.

La calle Teniente Hernández Menor se sitúa junto a una de las fachadas del Ayuntamiento de Villena, un eje que conecta la iglesia de Santiago con la de Santa María, en el centro histórico de la población.

Es por tanto itinerario de procesiones y espacio donde se celebran diversas actividades como el Mercado Medieval en marzo. Por este motivo las reformas con simon interiores o Cemar desde la concejalía de Obras se elaboró un calendario de trabajo para compaginar las obras de adecuación de la vía con los distintos eventos.

Así se consensuó con las asociaciones vecinales y distintas entidades culturales la planificación de las obras que comenzaron en febrero con la adecuación de la calle Maestro Carava para que se pudiesen desarrollar las Fiestas del Medievo con normalidad, así como las procesiones que discurren por el tramo de la calle Teniente Hernández Menor.

Los vecinos de la calle Maestro Caravaca ya a finales de marzo mostraron su malestar por la falta de información sobre el desarrollo de los trabajos, pues mes y medio después de haberse iniciado las obras, la vía permanecía cortada al tráfico, alertando que se habían visto obligados a dejar los vehículos en la calle al no poder acceder a sus cocheras y descocían cuando podrían hacerlo.

Las obras están financiadas con el superávit de 2015 y el Ayuntamiento invertirá 156.505 euros en la de sustitución de la red de saneamiento en la calle Teniente Hernández Menor, calles San Antón y Maestro Caravaca y plaza Pascual Domenech.

Deja tu comentario debajo