Lidiar con vehículos grandes en la carretera

Los vehículos grandes requieren una consideración especial y los conductores deberían ser conscientes de las necesidades particulares de este tipo de vehículos.

No importa si usted es un conductor con experiencia o si se lanza a la carretera por primera vez: los vehículos grandes pueden resultar amenazadores. No sólo hacen que sea difícil ver a los vehículos que circulan en sentido opuesto, sino que estos vehículos también pueden causar problemas cuando tomamos una rotonda o circulamos por un puente, y especialmente,si circulamos en condiciones climáticas adversas.

 

Los vehículos grandes tienen necesidades especiales y, sin duda, en la carretera habrá que dar prioridad a algunos de ellos, concretamente a autobuses, autocares y tranvías y muy especialmente cuando salen de las paradas. Los vehículos de emergencia grandes naturalmente también tienen prioridad sobre el resto de usuarios de las vías, pero por lo que se refiere a la mayoría de vehículos grandes, como pueden ser los camiones de empresas, no se requieren consideraciones especiales; tan sólo entender que a veces necesitarán cambiar de carril.

 

Los conductores pueden sentirse incómodos con los bajos límites de velocidad que deben mantener ciertos vehículos grandes, límites que pueden fijarse para su seguridad con dispositivos de control de la velocidad. Sin embargo, no es buena idea adelantar a estos vehículos, especialmente si no puede ver la carretera más allá de ese vehículo. Si decide adelantarlos, asegúrese de hacerlo con seguridad y compruebe si el vehículo se conduce por la derecha o por la izquierda, ya que ello también determinará el campo de visión de su conductor. Si no tiene intención de adelantar, aminore la marcha para aumentar la distancia de separación y tenga paciencia.

 

Recuerde que tanto usted como los vehículos pesados, tienen ángulos muertos. Su coche puede ocupar uno cuando usted circula demasiado cerca de un vehículo grande y podría correr el riesgo de sufrir daños como un  impacto  o rotura del parabrisas si cayera la mercancía del camión o si las ruedas de ese vehículo impactan con piedras sueltas sobre la vía.

 

Algunas carreteras presentan una serie de características que obligan a los vehículos grandes a emplear más tiempo en recorrerlas o a utilizar varios carriles para poder seguir avanzando. Estas características incluyen rotondas y giros cerrados donde los vehículos largos a menudo deben ocupar un segundo carril para girar, y puentes bajos en los que quizás sea necesario que el vehículo se desplace al carril central para asegurarse de no rozar con el techo abovedado. Es posible que estos vehículos incluso se vean obligados a detenerse si se encuentran con un puente con limitaciones de altura, haciendo aún más imperativa la necesidad de mantener la distancia con ellos.

Amante de los comics, me gusta escribir en mis pocos ratos libres.

Deja tu comentario debajo