Precauciones a tomar al ir de Cacería

A veces no somos conscientes del daño que podemos hacerle a la naturaleza por no tomar en cuenta ciertas medidas básicas para evitar un incendio, cuando vamos de cacería es recomendable seguir ciertos lineamientos no solo para cuidar el medio ambiente sino también por propia seguridad.

No es necesario mencionar la importancia de proteger la fauna silvestre de la destrucción causada por incendios, cuando se va de cacería a menudo es necesario acampar en el monte lo que aumenta el riesgo de un incendio forestal ya que surge la necesidad de hacer una fogata.

Algunas de las cosas que un cazador puede hacer ante un incendio forestal son:

1. No haga fogatas en lugares no permitidos. A menudo se prohíben las fogatas en ciertas zonas especialmente durante épocas secas del año. Es su responsabilidad saber dónde y cuándo se permiten las fogatas.

2. Aprenda a hacer una fogata segura. He aquí algunas pautas para escoger un lugar seguro para la fogata:

a. Ponga atención a cualquier cosa alrededor, arriba o debajo del sitio de la fogata que pueda incendiarse.

b. Evite las lomas muy inclinadas, donde el fuego podría rodar y salirse del sitio escogido y provocar un incendio.

c. Viento: Tome en cuenta la dirección y fuerza del viento.

3. Control: Haga una fogata que pueda controlar, es decir:

a. Prepare un círculo de, por lo menos 10 pies de diámetro, alrededor de la fogata y quite todo pasto, hojarasca, ramita y otra clase de combustible.

b. No utilice líquidos inflamables como gasolina o gasolina blanca para encender fogata.

c. Alimente el fuego con leño a la vez. Así se controla la fuerza de la quema.

d. Mantenga toda llama y brasa dentro del círculo de la fogata.

f. Salpique las llamas con agua o tierra si el viento aumenta o si la fogata crece demasiado.

4. Recuerde extinguir la fogata completamente:

Si hay agua disponible: Extinga la fogata con agua, mezcle el combustible no quemado, el agua y las cenizas hasta que el vapor y el chisporroteo cesen.

Pase una mano cuidadosamente sobre las cenizas para detectar cualquier braza restante. Si detecta calor, agregue mas agua y revuelva la fogata de nuevo hasta que no quede ninguno.

Si no hay agua disponible: a. Sofoque la fogata con tierra.

b. mezcle el combustible no quemado, la tierra y las cenizas hasta que no haya humo o calor.

c. Pase una mano cuidadosamente para detectar calor entre la fogata sofocada. Si detecta calor, agregue más tierra y revuelva la fogata hasta que no quede calor.

d. Jamás debe enterrar una fogata ya que podría volver a encenderse.

5. Fumar: Si usted fuma, recuerde que puede causar un incendio al descuidarse sólo segundos.

a. Solo fume en áreas aseguras, donde se permite. b. después de encender un cigarrillo, no suelte el fosforo hasta que se enfríe para asegurarse de que esté apagado.

c. después de fumar, apague la colilla completamente en la tierra (luego recójala).

d. Nunca fume mientras camina, se monta a caballo o anda en una motocicleta. En un vehículo, siempre utilicé el cenicero.

Por último, no conduzca su vehículo entre matorrales o pastizales. El escape caliente puede tener contacto con el combustible (vegetación) seco, incendiarlo y producir un incendio forestal serio detrás de usted.

¿Qué hacer si encuentra una fogata fuera de control?

1. Planifique su acción:

Evalué el incendio y decida si tiene las herramientas, materiales y conocimientos para intentar extinguirlo. No sobreestime su habilidad para extinguir el incendio. Si decide que el incendio ya es demasiado grande para manejarlo usted solo, busque ayuda.

2. Si intenta extinguir el incendio utilice los métodos recomendados.

Aplique agua y tierra de la misma manera como se hace una fogata.

3. Si busca ayuda, reporte el lugar exacto del incendio.

Utilice mapas disponibles o marcas terrestres para explicar a las autoridades locales la ubicación exacta del incendio.

4. Si usted logra extinguir el incendio, reporte lo sucedido a las autoridades locales posteriormente.

El tratar el fuego cuidadosamente es parte del quehacer de un cazador responsable. Cuando usted conoce y utiliza las técnicas de manejo seguro del fuego puede ayudar a asegurar que haya zonas naturales disponibles para la cacería del año siguiente.