En el medio urbano predomina una política de segregación de bicicletas de paseo en ciclovías o carriles para bicis, que pueden ser para uso exclusivo de ciclistas, o también compartirse con vehículos de discapacitados y patinadores.