ENEMIGOS DEL ATLETA AMATEUR

Los errores mas habituales de los atletas amateurs son sus mayores enemigos. Y puedo asegurar que siempre son internos, normalmente el enemigo lo tenemos en nuestro interior

Algunos de los enemigos del atleta amateur:

La paciencia, o mejor dicho, la impaciencia. En ocasiones querer llegar más rápido a un lugar suele generar nervios, y tensión que suelen desembocar en una caída, un golpe con el coche, o cualquier imprevisto que nos acaba retrasando más que si hubiéramos ido de manera pausada. En nuestros entrenamientos ocurre lo mismo, hay atletas que tienen prisa por coger la forma, prisa por tener un cuerpo perfecto, prisa por estar al 100% enseguida. Para ello hacen verdaderas burradas que lo único que van a hacer es retrasar, o incluso detener la progresión. La adaptación anatómica es la que es, y no podemos ir más deprisa que ella.

“Más es más”. Esto es consecuencia de la impaciencia. Cuando observamos que la progresión no es la adecuada, tenemos la feliz idea de intentar acelerar el proceso entrenando mucho más. Subimos las cargas en los ejercicios de pesas, aumentamos el volúmen de kilómetros de una manera desmedida, aumentamos la intensidad al límite, incluso incrementamos el número de sesiones de entrenamiento diarias, colocando una sesión matutina y otra vespertina. Todo ello creyendo que eso acelerará nuestra progresión en el estado de forma. La mala noticia es que, como dije en el apartado anterior,  iremos por delante de nuestra adaptación anatómica. La consecuencia será un sobreentrenamiento, desmotivación, e incluso lesión grave.

La falta de tiempo.  Un día que tenemos complicado se nos ocurre la feliz idea de meter un entrenamiento en los 45 minutos que nos deja una reunión de trabajo  y otra. Ocurre que, la ansiedad por terminar el entreno, por vestirnos, ducharnos rápido,etc, genera nervios y tensión que hacen que perdamos concentración en lo que estamos haciendo, y, por consiguiente, acabemos haciendo las cosas mal, no cumpliendo con el objetivo del entrenamiento, e incluso, en el peor de los casos, lesionándonos. Y qué decir de intentar concentrar un entrenamiento de una hora y media en esos 45´. En ocasiones es mejor no entrenar que forzar en exceso la situación.

La disciplina, bueno la falta de ella.  “Entreno 2 días y descanso 4″. Simplemente porque no tenemos un plan de entrenamiento que seguir, o bien porque hacemos lo que nos apetece y cuándo nos apetece. Esa falta de disciplina evidentemente desemboca en una falta de estimulación, con lo que nunca llegaremos a los objetivos marcados. Acabaremos desmotivándonos,  y abandonaremos

El supercalendario. Otro factor, cuando decidimos iniciar la temporada, o iniciar el reto de entrenar por primera vez, es la ambición desmedida por competir: “en Enero correré un 10000 , una media maratón y de regalo los 15km de el pueblo ese tan bonito de la sierra. En febrero correré los 4 fines de semana porque me encantan las 4 carreras. En Marzo me relajaré un poco y sólo haré dos medias”. Y así sucesivamente durante cada mes del año. Miramos el calendario y decimos, “¡perfecto, tengo 30 objetivos este año!”. Creo que sobra decir en que puede convertirse ese supercalendario. Podemos pelear por 4 objetivos al año como máximo. Tanto física como mentalmente va a ser beneficioso. Lo bonito es llegar perfectos a esas 3 o 4 competiciones, y disfrutar de nuestra progresión hasta llegar a ellos.

“El sufridor“.  Hemos de diferenciar entre dolor y sufrimiento. No es lo mismo luchar por conservar un ritmo y que las piernas no anden por cansancio, que no poder seguir porque tenemos un pinchazo en el recto femoral, y a pesar de ello conservar el ritmo. Es una diferencia enorme. Muchas veces oigo la frase “aunque duela hay que seguir”. Error grave, el dolor es una señal que nos manda nuestro cuerpo para indicarnos que paremos, es un mecanismo de defensa. Si no lo escuchamos, como pasa habitualmente, al final nos lesionamos de gravedad. Y por no parar un par de días acabamos lesionando para uno o dos meses.

 Resumiendo. Lo más importante es asesorarnos y dejarnos guiar por un profesional. Si no es posible intentar fabricarnos un plan. Y sobre todo, SENTIDO COMÚN.

enemigos-del-atleta-amateur/

Deja tu comentario debajo