inteligentes pero estupidos

el sistema educativo erroneo y antinatural

Inteligentes pero estupidos

Siempre considere la inteligencia -entendida en su máxima expresión y en suma medida como la habilidad del raciocinio… adquirido por el hombre gracias al previo desarrollo de la habilidad del lenguaje y consecuencia del  pensamiento racional derivado de este- más como un arma para confundirnos que una virtud para aventajarnos. 

Son infinitos los ejemplos en los que los seres humanos nos alejamos de nuestra esencia, registrada en nuestros instintos  primarios- primitivos-  aquella conducta heredada de nuestros ancestros y similar a la de los animales que más se asemejan a  nosotros y a la vez común a la de la mayoría de las especies. 

Son infinitos los ejemplos en los cuales erramos creyendo que lo que nos han hecho creer que necesitamos es lo que realmente queremos.

Como primer ejemplo haré alusión a lo que para mi fué la primera de mis condenas y la primera de las condenas a las que creo …se somete por sistema a casí cualquier ser humano que tenga “la suerte” ..-o tal vez la desgracia -de poseer un sistema educativo y la gran supuesta suerte de tener la obligatoriedad de tener que pasar numerosos años regocijándose en tan divinizada fortuna. 

Recuerdo en mis años de mozo cuando empezaba a darme cuenta, que  no solo estaba en el lugar  donde menos deseaba estar en el mundo, sino que también podía percibir el hecho de que no era el único desinteresado de saber las hazañas de las grandes campañas napoleónicas -a las 4 de la tarde y después de otras 4 horas de de parecidas desdichadas enseñanzas- 

Y es que resulta que en aquel proceso, llamado educación escolarizada, no solo desdifrutaba de cómo esculpían el ser máximo- al que mis nada interesadas inspiraciones pretendían llegar a ser pero al que el sistema quería llevarme – sino que también podía contemplar como mis compañeros de aula revelaban en sutiles bostezos aderezados de numerosas artimañas disuadoras de atención un casi incontenible deseo de evitar la crispación. (Al fin y al cabo soy de las personas que no creen en el talento mal gastado sino que piensa que hay mucha gente que termina su vida siendo presa de su talento).

Como cualquier otro alumno mis mecanismos de defensa- que ante todo vigilan mi supervivencia ante el hecho de ser descubierto y etiquetado como enfermo de inadaptación y protegiéndome  de sus derivadas consecuencias-  fui de aquellos que optaron por encerrarse en su mundo y ser tipificado como desatento o “chico con mundo interior” …y viajar casi por sistema a un lugar  donde imaginaba todo aquello que nacia de   dentro de mi y que buscaba lo que habría  elegido hacer de haber podido hacerlo. 

Mi virtud..desde otro punto de vista…fue la de reconocer que una habitación a oscuras no se oscurece mas si cierras los ojos…pero que si cierras los ojos y quieres..tu imaginación la ilumina…al fin y al cabo…..entre en el subgrupo de los “soñadores despiertos”… Entre otros grupos habitaban los del absentismo, los que interrumpían incesablemente las clases, los que se deprimían, los hiperactivos , los del deficic de atención a gilipolleces y los de deficid de atención a absolutamente todo- entre otros subgrupos mas-, y todos aderezaban su desdichas con otro sin fin de problemas que condimentaban al aquí expuesto – los cuales también había

que disimular para no sufrir etiquetas- de entre los que estaban el infortunio de ser el gordito…la fea…el de los granos…el bajito….el demasiado listo….el un poquito mas lento….el de los padres separados… etc etc… 

Pero para mí lo realmente sorprendente era que apenas pasado el metro de estatura ya me sentaba alicaído tarde tras tarde en el sofá de casa de mis padres a disfrutar -robado de energía -de aquella hora u hora y media que me quedaba antes de la merienda cena y la despedida con Casimiro y me quedaba atónito cuando veía que pusiese el canal que pusiese –siempre buscando animalitos que era lo que me gustaba- aquellos cachorrillos de la especie que fueran no paraban de jugar y jugar y jugar, volviendo locas a sus madres, oseznas, leonas , perras y gatas y revelando claramente como es  mediante la interacción con el medio , día tras día , hora tras hora como la cría de cualquier especie aprende y crece….y en el desarrollo de tal proceso refleja una clara despreocupación por aquello que ya le tocará aprender. Solo una desgracia de gran índole podía llevar al desanimo a estas pequeñas criaturas….mientras nosotros aprendíamos a vivir sumergidos dentro de este(-el desanimo-)….y luchando día tras día por mantener la cabeza a flote…

En definitiva la escuela supuso para mí la confirmación de una institución cuyo fin es aprender a leer y a escribir , a tener unos mínimos conceptos matemáticos para que no te engañen cuando vas a hacer la compra y sobre todo…..un lugar donde te predisponen a alienarte… te enseñan la estúpida filosofía del conformismo…..”si el pasado fue una exclavitud….porque no va a serlo el futuro?”  y al final pasarás la vida enterá soportando un trabajo que jamás deseaste, un esposo/a que hace tiempo ya no deseas, compromisos mal llevados para los fines de semana que absorberán tus escasos ratos libres y un sinfín de situaciones donde casi literalmente estarás poniendo el culo…porque es lo que te han enseñado hacer casí desde que naciste..Para cuando esto ocurra ya serás un supuesto adulto y a tu pobre hijo,-esclavo de su escuela del mismo modo que lo fuiste tú-le soltarás esa maravillosa frase “ que sabrás tu de la vida….” Y yo soñaré y desearé pasar por ahí en ese momento y darme cuenta que ese pequeño es uno de esos que romperá con todas las normas y soportará todas las etiquetas  de forma bien habenida y que a cambio podrá darse el placer de decirte solo con la mirada…” todo aquello….que tu ya no recuerdas”