En el horno, las verduras se cuecen sin dar guerra. Necesitan un mínimo de preparación y conservan al máximo su sabor. Se pueden servir como acompañamiento de un plato principal o sazonado con hierbas, queso u otros aderezos, como sabroso…