El Calendario Azteca o La Piedra del Sol

Mucho se oye hablar últimamente de temas como el Calendario Maya, la numeración maya, la piedra del sol o el calendario azteca. Quisiera introducir algunas aclaraciones de fuentes serias y rigurosas que aporten un poco de luz en este tema.

 

La Piedra del Sol es un manual gráfico del modelo matemático Tolteca, última estirpe del planeta que refinó el conocimiento del tiempo y sus efectos recurrentes. El saber mesoamericano fue desarrollado desde los Olmecas, pasando por los mayas, los zapotecas, los mixtecas y finalmente los toltecas, quienes refinaron su cuenta dual de ciclos a grados de matemática avanzada. Siendo una herramienta mucho más evolucionada y precisa que el calendario maya – a pesar de ser este el más conocido-, el descubrimiento de las claves de la La Piedra del Sol tiene implicaciones inmensas. Tezcatl Iztac, investigador mejicano experto en el modelo prehispánico, ha descifrado su funcionamiento.

.

.

 

Lo primero que hay que hacer, tal como afirma Tezcatl, es aclarar que esta gráfica NO ES MAYA como todo el mundo supone, corresponde al centro de la Piedra del Sol y fue diseñada por toltecas, aun cuando se le conoce como el Calendario Azteca porque fue encontrada en la ciudad Azteca de Tenochtitlan. Hay que decir que los mayas es una cultura anticuada y remota comparada con la tolteca. A pesar de que los mayas conocían el cero posicional en su aritmética, la Piedra del Sol sólo es comprensible bajo la matemática de complementación a la base del sistema que utilizan los programas de computación. El cero tolteca estaba fuera del sistema circular, ya que utilizaban la complementación en función de cero para dar apertura a las operaciones del sistema de concéntricas, algo muchísimo más sofisticado que lo usado por los mayas.

Los impresionantes descubrimientos llevados a cabo por Tezcatl Iztac, constituyen un conocimiento indispensable para quien  desee un acercamiento de verdad serio a esta forma maravillosa de vivir en el tiempo desarrollada por la cultura prehispánica.

 

David Busto

www.cienciadeltiempo.com