Estudiar en los Estados Unidos, Universidad y universo de posibilidades

Estudiar en Estados Unidos, sin lugar a dudas, es una de las expectativas de estudios más privilegiadas por los jóvenes estudiantes y profesionales del mundo entero, es una tendencia que se inclina hacia un vertiginoso crecimiento

Estudiar en Estados Unidos, sin lugar a dudas, es una de las expectativas de estudios más privilegiadas por los jóvenes estudiantes y profesionales del mundo entero, es una tendencia que se inclina hacia un vertiginoso crecimiento, debido al aumento de la población flotante de inmigrantes, que en la actualidad constituye una fuerte plataforma multicultural.

El interés masificado por estudiar en Estados Unidos, especialmente la formación académica superior y de grados de especialidad profesional, trasciende al mito estereotipado que considera a los Estados Unidos como una tierra promisoria que ofrece el cumplimiento de sueños, elevando la calidad de vida y el estándar socioeconómico de quien se forja un espacio en esta tierra de libertades mancomunadas.

Lo cuantificable de su reconocido prestigio educativo, es que más allá del sueño americano, EE.UU. goza de un nivel de educación incomparable, fundamentalmente, porque posee una estructura de educación gratuita, equidad en el acceso a los diversos sistemas, apertura a la transferencia e intercambio estudiantil, programas flexibles y personalizados, innumerables beneficios de financiación para postular a grados académicos superiores y un sinnúmero de posibilidades de elección al momento de optar por una proyección laboral, además de una larga lista de beneficios que se resumen en la optimización de los recursos materiales y humanos.

A diferencia de otras partes del mundo donde la autofinanciación es la única forma de acceder a niveles superiores y óptimos de Educación, el sistema de Educación de  EE.UU. ofrece una modalidad de cofinanciación conformada por una amplia variedad de becas y préstamos estatales y privados, conjuntamente, con opciones de trabajo y oportunidades de remuneración, que permiten al joven adecuar flexiblemente sus horarios de estudios, al tiempo de vivir una intensa inmersión en la cultura americana, dentro de un espíritu de verdadero aprendizaje, libre de presiones socioecómicas.

Por todo, el Sistema Educacional de los EE.UU. puede ser considerado, aún dentro de la diversidad, como muy diferente de sus homólogos en otros países del continente y del mundo entero, razón en la que subyace la permanente inmigración y transferencia estudiantil de jóvenes que optan por realizar grados superiores y cursos de perfeccionamiento en alguno de sus 3,300 Centros de estudio en Estados Unidos, que ofrecen una amplia gama de programas de pregrado y posgrado. Los programas a los que un joven estudiante o profesional puede acceder se encuentran clasificados, en una terminología extendida a otras universidades del mundo, dentro de conceptos relativamente similares. Entre ellos, distinguimos dos modalidades: 1. Programas de Pregrado (Licenciatura) Éste es el primer nivel de la educación post-secundaria, que se inicia después de 12 años de enseñanza primaria y secundaria. Este nivel incluye, como mínimo, 4 años de educación, tras los cuales el estudiante obtiene un título de Licenciatura, aunque también existen programas de dos años que otorgan un grado de asociado. 2. Programas de Postgrado (Máster y Doctorado) Por lo general, consiste en un año o más de Educación en función del tema o especialidad, tiempo tras el cual se obtiene una Maestría o Doctorado, como MBA, MS o PhD. La admisión a un Programa de Postgrado, por lo general, requiere un mínimo de 16 años de educación formal. Es decir, 12 años de escolaridad primaria y secundaria, más 4 años de educación universitaria. Los procesos de admisión estudiantil a estas modalidades no dependen, como en otros países, de un organismo estatal o un ministerio central de Educación que determine la elegibilidad y selectividad, debido a que cada institución estudiantil puede determinar sus propios programas y normas de admisión ,en consecuencia con sus propios proyectos académicos y planes de estudios.

Existen diferentes tipos de organismos educativos, tanto privados como financiados por el estado, que imparten programas de pregrado y postgrado de óptica calidad. Entre éstos se distinguen: Los Colegios Comunitarios o Escuelas Técnicas, los Institutos de Tecnología o Institutos Politécnicos y las Universidades. En los Colegios Comunitarios o Escuelas Técnicas, el estudiante puede optar por programas académicos de pregrado, conducentes a un título de Licenciatura. Los colegios comunitarios o escuelas técnicas son instituciones de pregrado que ofrece hasta dos años de instrucción académica, más allá de la enseñanza secundaria, a un costo relativamente bajo. Estos programas ofrecen certificados temporales, semejantes a títulos de asociado. En los Institutos de la Tecnología o Institutos Politécnicos, el estudiante puede optar por programas especializados en ciencias e ingeniería, además de ciencias básicas, humanidades y ciencias sociales, tanto a nivel de pregrado como de postgrado. En las Universidades, el estudiante descubrirá un universo académico estructurado en instituciones de formación conformadas por facultades, colegios o escuelas universitarias, en las cuales una red especializada de profesionales imparte una malla curricular que da formación educativa, en torno a una disciplina o profesión y a sus postgrados de perfeccionamiento especializado, maestría o doctorado.

Las universidades de los EE.UU. ofrecen un sistema de estudios semestral, cuyos beneficios deben ser conocidos al momento de postular: Semestre de otoño (septiembre / octubre) Corresponde a la opción estudiantil principal, debido a que casi todos los programas se ofrecen durante este semestre. Su aplicabilidad implica mayor ayuda financiera, por cuanto existe una asignación global de fondos concentradas en este semestre. Semestre de Primavera (enero / febrero) Existe una ayuda financiera más limitada para este semestre y los fondos ya se encuentran asignados y los proyectos en marcha. Algunas universidades también ofrecen algunos cursos intensivos de verano alrededor de julio. Al momento de elegir, el estudiante debe considerar que la Universidad es, tanto en EE, UU. como en todo el mundo, la institución educativa que ofrece una acreditación universal insoslayable –de allí su denominación.

La acreditación es un proceso mediante el cual las universidades y sus planes y programas de estudios son reconocidos, a través de un proceso de observancia sustentado en criterios de mantenimiento de nivel de rendimiento y calidad. La acreditación regional o profesional se realiza habitualmente bajo la supervisión de organismos no gubernamentales, conocidos como organismos de acreditación. Los organismos de acreditación regional dilucidan si las universidades en su conjunto cumplen con ciertos estándares de calidad de Educación, mientras que los organismos de acreditación profesional evalúan la calidad de la Educación en sectores específicos como el de Empresas, Derecho, etc. EE.UU. es reconocido por la importancia que le adjudica al proceso de acreditación, con el propósito de salvaguardar el derecho ciudadano de equidad educativa. En torno a este proceso, los organismos de acreditación cumplen con los siguientes procedimientos: Aseguran que las universidades cumplan con las normas mínimas. Aseguran la existencia de una modalidad única de evaluación universitaria, ya sea a estudiantes de residencia nacional como internacional.- Benefician el reconocimiento de grado de los empleadores y las escuelas universitarias. Ayudan operativamente en caso de que el estudiante desee una transferencia a otra universidad.

Estudiar en los EE.UU es una opción que invita hacia la Universidad del conocimiento y hacia un universo de posibilidades que deben considerarse al momento de concretar las elecciones académicas. Por todo, es aconsejable que todo estudiante que desee estudiar en el extranjero, en este caso en Estados Unidos aplique sus opciones de postulación sólo en las universidades acreditadas, cuyo listado es posible revisar y corroborar a través de la embajada respectiva y específicamente a través del Consejo para la Acreditación de la Educación Superior.