Mario Alonso Puig desvela ‘El camino del héroe’

El Museo del Traje tuvo el pasado mes de febrero la suerte de acoger la segunda conferencia del ciclo `Gente Imprescindible´ de la empresa buzoneo publicidad Mediapost.  El prestigioso cirujano y autor del libro `Vivir es un asunto urgente´,  Mario Alonso Puig fue el ponente invitado en esta ocasión, quien no defraudó a un auditorio repleto y totalmente ensimismado con sus palabras. `El entrenamiento de un héroe: alinear cuerpo y mente para lograr lo extraordinario´ fue el sugerente nombre elegido por Mario para su conferencia. Gran orador, no dejó indiferentes a los asistentes. Contó como cuerpo y mente pueden actuar de manera conjunta para mejorar o empeorar la salud y la calidad de vida en general, sobre todo en los tiempos que corren, cuyo ritmo acelerado, generaliza situaciones de estrés en las personas.

Mario Alonso habló de los mecanismos con los que el cuerpo afronta situaciones nuevas que le causan tensión, clasificándolos en adaptación y supervivencia.  Hay momentos en la vida que resultan difíciles de afrontar. Los mecanismos de adaptación son los que deberían activarse en estos casos; sin embargo, la falta de preparación psicológica unida a factores físicos y externos como una mala alimentación, la falta de horas de sueño y el sedentarismo hacen que sea la supervivencia la que tome el papel protagonista.

El mecanismo de supervivencia pone al cuerpo en situación de alerta, provocando estrés, ansiedad y colapso generalizado. La mente y el cuerpo se resienten, pudiendo sufrir consecuencias nefastas: por ejemplo, irritación de órganos como el estómago o el colon, o erupciones cutáneas.

Para evitar sentirnos ansiosos ante los embates de la vida cotidiana, Mario propuso aprender a relajarse y a tomar perspectiva, a saber qué es lo que realmente importa.  Acompañó estas recomendaciones de otras más tangibles, como seguir una alimentación saludable, dormir al menos ocho horas al día y hacer ejercicio físico regularmente.

Mario  sedujo a los presentes gracias a un sólido discurso que supo acompañar con una buena interacción con el público y con varios vídeos que mantuvieron viva la tensión narrativa. A través de los ejercicios de reflexión planteados, los allí presentes aprendieron que la percepción es algo selectivo. La meditación propuesta antes del final de la charla contribuyó a liberar tensión y los asistentes tuvieron la oportunidad de conocer un útil método de relajación.

La clausura del acto estuvo precedida de una interesante ronda de preguntas, en la que quedó patente la fascinación de los invitados, quienes participaron activamente en el diálogo final. Como colofón final se sirvió un vino español en el que no faltó un animado intercambio de impresiones.