Siempre en Victoria – Mensaje Cristiano

Cuando permitimos ser afligidos nuestra fe comienza a flaquear, y empezamos a perder la visión.

Me hicieron un chiste el otro día en el trabajo, y me gustaría compartirlo con ustedes. Salió un niño de su casa listo para jugar al béisbol. Llevaba en su hombro un bate nuevo, en su mano derecha un guante y en su izquierda una pelota de béisbol. 

Entonces paro en un terreno frente a su casa, puso el guante en la tierra, y dijo "Yo soy el mejor pelotero del mundo."  Luego de haber dicho eso, tomo la bola, la lanzo en el aire y  trato de pegarle con toda su fuerza. Le tiro tan fuerte que dio una vuelta completa, pero la bola cayo al piso. Al ver lo que sucedió, el niño pensó por unos segundos, entonces recogió la bola, puso el bate en su hombro de nuevo, y diciendo "Yo soy el mejor pelotero del mundo", la lanzo en el aire trato de pegarle con toda su fuerza.  De nuevo le tiro tan fuerte que dio una vuelta completa, pero la bola cayo al piso.  De nuevo el niño recogió la pelota de la tierra, tomo su bate, se lo puso en el hombro, y dijo "Yo soy el mejor pelotero del mundo."  Lanzo la pelota al aire, y de momento fue como si todo se detuviera, hubo un silencio grande.  El podía escuchar el sonido que hace un bate cuando se mueve por el aire.  Le tiro a darle mucho mas duro que antes, fue tan fuerte que dio dos vueltas, pero otra vez no llego hacer contacto con la pelota y callo de nuevo al piso.  Bueno, dijo, tres strikes y estas out. Entonces oyó a su mama que le llamaba para que entrara a comer.  El niño siendo obediente a los deseos de su madre, recogió el guante cual el había puesto en la tierra, puso su bate en su hombro, y recogió entonces la pelota cual estaba frente a el en la tierra. Mientras caminaba, miraba muy detalladamente la pelota en su mano, tal como si estuviera contando todos lo puntos de costura en la afuera, y dijo "Que cosas, yo sabia que soy el mejor pelotero del mundo, pero no sabia que también era el mejor lanzador." 

¿Cual es la moraleja de este cuento? Eso es lo que vamos analizar en el día de hoy.  En muchas ocasiones nosotros nos encontramos en situaciones un poco difíciles.  Me refiero a que podemos tener problemas o situaciones en nuestras vidas cuando nos puede flaquear la fe y podemos perder la visión.  Aunque todos aquí somos personas muy diferentes de cada uno, todos tenemos algo muy en común.  Eso es que todos estamos unidos de corazón en Cristo Jesús.  Todos estamos aquí porque hemos sido llamados y tenemos una visión.  Pero como dije anteriormente, la fe nos puede flaquear cuando enfrentamos problemas o situaciones y tratamos de resolverlas por nuestras propias fuerzas. Vamos entonces a la palabra de Dios y veamos que nos dice acerca de esto. Vamos a abrir nuestras biblias a Isaías 40:26-31. 

En muchas ocasiones tratamos de resolver una situación o problema por nuestras propias fuerzas.  Se nos olvida hacer como no dice la biblia. Se nos olvida o quizás ignoramos que nuestro Padre celestial siempre esta con nosotros para ayudarnos en cualquiera situación.  Que cosas verdad, sabiendo que Dios es el creador de todo, sabiendo que para Él no existen limites, todavía sufrimos y nos afligimos cuando pasamos por situaciones un poco difíciles.  

Esto solo sucede cuando nos flaquea la fe, o perdemos la visión cual Él nos ha dado.  En el momento que dejamos de levantar en alto nuestra mirada, mirando solo a Él, entonces nos afligimos y sufrimos. 

Cuando permitimos ser afligidos nuestra fe comienza a flaquear, y empezamos a perder la visión.  Es igual que cuando uno va en un bote, empiezas a salir de la bahía, y vas dejando atrás la tierra.  Poco a poco la tierra se va quedando atrás, y llega un punto que cuando miras hacia atrás vez lo mismo que hacia adelante, o hacia los lados, solo el mar. Satanás trata de hacer lo mismo, trata de arrebatar lo que Dios nos ha dado.  El nos trata de colocar en medio del mar de la desesperación, y sufrimientos, y luego nos atacas con tormentas de problemas tras problemas. 

¿Qué sucede?, si no estamos con nuestra mirada fija en nuestro Padre, empezamos ahogarnos en el mar de la desesperación. Es por esta razón por la que existen tantos droga adictos y alcohólicos en el mundo.  Satanás pone a las personas en el medio del mar de la desesperación, les manda tormentas, y luego les manda la maldición disfrazada de arca de salvación, porque eso es lo que son las drogas y el alcohol.  Todo cristiano tiene que tener mucho cuidado de no caer en medio de ese mar.  Tenemos que tener nuestra mirada fija en nuestro padre creador de todo.  

Dios nunca nos falla ni nos abandona, pero a menudo muchos piensan que Dios se ha olvidado de ellos. Pero para rectificar esto, lo único que tenemos que hacer es prestar más atención a los mensajes cristianos, y a las predicas cristianas que los hombres y mujeres de Dios predican.  Recordemos siempre que para Dios no existen límites que tenemos nosotros.  Para Dios nada es imposible, Él no se cansa de ayudarnos, los que nos cansamos somos nosotros. Nosotros nos cansamos porqué en muchas ocasiones no podemos ver el por qué de las cosas.  Pero no es para nosotros saber el por qué.  Por muy inteligentes que seamos nunca podremos tener el entendimiento de Dios.  Él sabe por qué estas pasando por una situación o problema.  Nosotros solamente tenemos que fijar nuestra vista en Dios y no dejar que nuestra fe y visión sea arrebatada por el enemigo. 

Cuando mas cansados estamos tenemos que saber que Dios multiplica nuestras fuerzas, y fortalece a los cansados.  Solo tenemos que pedirlo y Él lo dará, nosotros nos podemos cansar y agotar, pero Dios es una fuente de fuerza inagotable.  Cuando mas débiles estamos, ya sea por enfermedad, cansancio físico o mental, es cuando tenemos que envés de pensar que Dios se a olvidado de nosotros decir Señor multiplica mis fuerzas.  Señor te necesito ahora más que nunca. Orar y pedirle que no solo nos de las fuerzas necesaria para vencer el problema o situación. 

Para concluir.  ¿Cuál es la moraleja del chiste que les hice al comienzo? Pues yo pienso que a sido explicada muy fácil y claramente en la palabra de Dios.  Como vimos el niño no miro que se poncho como una derrota, al contrario, lo vio como una gran victoria.  No solamente era el mejor pelotero del mundo, ahora era mucho más, puesto que era el mejor lanzador también.  Nosotros debemos hacer lo mismo.  Cuando nos lleguen esas situaciones, dificultades, o problemas, no podemos verlas como eso, sino verlas como bendiciones de Dios.  Dios nos hace pasar por situaciones, pero si esperamos en Él, si no flaquea nuestra fe, Su propósito será revelado.  Tenemos que pedirle a nuestro Padre celestial que nos de las fuerzas para enfrentarnos contra el enemigo, y para que nuestra fe nunca nos flaquee.

Jose R. Hernandez, creador de Tiempo De Cosecha, directorio cristiano lleno de sermones, mensajes cristianos, precias cristianas, bosquejos, estudios bíblicos, y otros recursos cristianos que le ayudaran a fortalecer su fe, y en su vida cotidiana. En Tiempo de Cosecha también le ofrecemos la oportunidad de publicar su material cristiano completamente gratis. Compartir sus mensajes cristianos y/o predicas cristianas nunca ha sido tan fácil. Solo inscríbase, y siga los simples pasos de publicación que le proveemos. No desmayemos en la tarea que nuestro Señor Jesucristo nos ha dejado, cumplamos con la gran comisión.

Deja tu comentario debajo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.