Tormentas en la Vida – Predicaciones Cristianas

Jesús no te garantizo que por seguirlo te quitaría los problemas, que tu vida seria solo paz. Muchos cristianos están bajo este concepto, entonces cuando los problemas surgen se preguntan ¿por qué?

Texto Bíblico: Mateo 8:23-27

Introducción:

Muchas veces nos encontramos en situaciones difíciles que aparentan ser destructivas. Tenemos problemas matrimoniales, con los hijos, en el trabajo etc... Nos encontramos en un estado de depresión, en tormentas internas que nos quitan la paz y nos dejan afligidos o angustiados. Son tormentas espirituales cuales nos dejan sin aliento. En el estudio bíblico de hoy vamos a hablar de esto. Vamos a analizar la importancia de reconocer el problema por lo que es. Pasemos ahora a la Palabra de Dios:

Desarrollo:

Los discípulos de Jesús aprendieron que Él no les quito todos los problemas de sus vidas. Ellos todavía tenían los mismos problemas que tenían antes de conocerle.

Jesús no te garantizo que por seguirlo te quitaría los problemas, que tu vida seria solo paz. Muchos cristianos están bajo este concepto, entonces cuando los problemas surgen se preguntan ¿por qué? Se ponen en estado de pánico y la fe empieza a flaquear. Se preguntan ¿donde falle? ¿Qué paso?

Este incidente en la barca le cambio la vida a los discípulos para siempre. En ese día en esa barca, sus preguntas, dudas y temores de como responder a problemas que surgían en sus vidas fue contestada. ¿Cual fue la experiencia? En muchas maneras lo que aconteció aquí refleja como respondemos a los problemas hoy en día. Estos versículos aquí sirven para enseñarnos a qué nivel esta nuestra fe y crecimiento espiritual. Vamos ha leer y ver si esta historia no es como un reflejo de lo que sucede en nuestra vida. Vamos a ver si estas cosas nos pasan a nosotros.

I. Comenzamos a seguir a Jesús. (Versículo 23)

Vemos que dice: sus discípulos le siguieron. Le siguieron cuando Él entro en la barca y todo parecía estar bien. Tenemos mucho en común con ellos, somos mucho como ellos. Al igual que ellos somos lentos en caminar delante, pero no tenemos problemas en seguir atrás de alguien. Cuando las cosas van bien, cuando los riegos son pocos, somos rápidos en seguir. Somos rápidos en prometer cosas al Señor cuando todo nos va bien. Prometemos nuestras vidas, familias, le decimos Señor heme aquí. Cuando existe poco peligro es muy fácil seguir a Dios. Nos hace sentir bien, nos hace sentir como verdaderos cristianos. Nos hace ver bien en los ojos del mundo.

II. Surgen Problemas. (Versículo 24)

Lo que pasa es que ninguna situación se mantiene perfecta para siempre. Los discípulos siguieron a Jesús en aguas profundas, pero ahora se formo una tormenta; de repente la barca estaba haciendo agua. Las olas eran inmensas y azotaban la barca. La barca estaba en peligro de hundirse.

¿Cuantos hemos estado en la misma situación? Hemos seguido al Señor en aguas profundas y de buenas a primeras, una tormenta nos azota. Problemas con nuestros matrimonios, compañeros de trabajo, familia. En ocasiones, a causa de seguirle, perdemos algo importante en nuestra vida, familias, amigos etc. Estas cosas que nos suceden no son nada más que tormentas grandes que no se ven hasta que llegan. Entonces nos damos cuenta que estamos en aguas muy profundas y nuestra barca se esta hundiendo.

Decimos nuestra vida estaba tan bien, y de repente ¡¡¡BANG!!! exploto. Lo que pasa es que las situaciones mas calmadas pueden explotar en cualquier momento. Nada en nuestra vida esta asegurado de no ser destruido. Y son exactamente en esos momentos que tenemos que recordar todo lo que hemos aprendido a través de las predicaciones cristianas y estudios bíblicos que hemos escuchado. Solo a través de los mensajes cristianos somos fortalecidos para vencer.

Pero ¿cómo fue que ellos hicieron en esta emergencia?

III. Corremos a la presencia de Dios. (Versículo 25)

Miren bien lo que esta pasando aquí. La tormenta azota la barca fuertemente, y los discípulos están en peligro de morir. Entonces van ha despertar al Señor, como diciendo, oye que pasa, despierta que nos morimos aquí. De pronto se nos olvida todo lo que hemos aprendido a través de los estudios bíblicos y predicaciones, y llegamos a pensar que Dios nos ha abandonado.

Marcos lo dijo de esta manera: "Maestro no te importa si perecemos." ¿Has pensado alguna vez como ellos? ¿Has pensado qué a Dios no le importa nuestras grandes dificultades en la vida? ¿Has pensado qué Él duerme durante nuestras tormentas, qué no esta mirando lo que pasa? ¿Qué no está presente cuando más lo necesitamos? Miren lo que dijeron ellos: ¡Sálvanos que pereceremos!

¿Pero como iban a perecer si tenían a Dios en su barca? ¿Como podían tener tanto miedo en la presencia de Dios? ¿Como podían insinuar que a Dios no le importaba? ¿Cual era el problema? Ellos dieron una vuelta a la redonda. Fueron de confiar a Dios para todo, hasta dudar de que Él supiera que existían. ¿Como fue esto?, la respuesta es fácil.

IV. Nos falla la fe. (Versículo 26)

Nuestro problema no es que no tenemos conocimiento de la palabra. El problema es que tenemos muy poca fe. El Señor nos dice que si tuviéramos fe como un grano de mostaza podríamos hacer grandes cosas (Mateo 17:20). Eso nos deja saber que tan pequeña nuestra fe en realidad es. Esa fe de cual estamos tan orgullosos es más pequeña que un grano de mostaza, cual es el grano más pequeño en el mundo.

En este versículo hay dos cosas muy importantes que aprender.

1. Toda fe tiene espacio para crecer.

2. Sin fe, existe un vacío in nuestras vidas, y ese vacío se llena de temor, que es lo opuesto a la fe.

¿Como reacciono el Señor a esta situación? Él reprendió el mar y los vientos. Los hombres se maravillaron en ese entonces. Pero los hombres hoy en día todavía se maravillan.

Para concluir. Nosotros como Cristianos nos podemos maravillar, pero no nos podemos sorprender. Porque Él es el Creador, el Rey de Reyes, el eterno Yo Soy. Podemos maravillarnos como Él cambia cualquier situación pero no sorprendernos. Tenemos que esperar que Él lo cambiara todo. Poner nuestra fe en Él, sabiendo que esta en control. Él nunca te ha dejado, Él esta aquí ahora y siempre, nunca llega tarde. Él todavía esta haciendo milagros, mira a tu alrededor y los veras.

Piensa de donde te saco, observa las bendiciones que te ha dado, tu hogar, tus hijos etc. Cuando tu barca empiece hundirse en la tormenta, no acuses a Dios de que no le importa tus problemas; de que duerme mientras tú sufres, mejor ora, ponte de rodillas y pídele que calme la tormenta. Pon toda tu fe en Él y confía que Él esta en control, Él es justo y verdadero. Confía en Él, ya que nunca te abandonara.

© 1999, José R. Hernández, Todos los derechos reservados.

Le predicación cristiana aquí contenida está protegida por las leyes de derechos de autor. Usted puede usar esta predicación para predicar o enseñar en su iglesia, pero copiar y/o de alguna otra manera publicar el contenido de esta predicación para publicación está estrictamente prohibido. Copiar y publicar el contenido de esta predicación cristiana es considerado plagio, y el plagio es robo. No comprometa su testimonio, no se convierta en ladrón.

"...ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios..." 1 Corintios 6:10

www.CentralDeSermones.Com el directorio cristiano número uno en el Internet. Nuestro índice contiene más de 33,000 sermones cristianos, predicaciones cristianas, estudios bíblicos, y bosquejos de sermones. En Central de Sermones también le ofrece la oportunidad de publicar su material cristiano completamente gratis. Compartir sus mensajes cristianos y/o predicas cristianas nunca ha sido tan fácil. Solo inscríbase, y siga los simples pasos de publicación que le proveemos. No desmayemos en la tarea que nuestro Señor Jesucristo nos ha dejado, cumplamos con la gran comisión.

Deja tu comentario debajo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.