Educación holista: la educación del siglo XXI

La Educación Holista es la posibilidad real que tenemos ahora para comprender, aceptar dirigirnos hacia nuestra verdadera naturaleza la felicidad y el amor universal.

EDUCACION HOLISTA: LA EDUCACION DEL SIGLO XXI

María Isabel Hernández Hernández

Toluca, México. 2016

 

La inteligencia espiritual es la capacidad que nos permite ser felices, es el poder para alcanzar y comprender la felicidad.

Es la capacidad para poder comprender de la mejor manera todo lo que nos acontece en la vida.

Muchas personas podemos desear ser felices, y más allá del deseo debe existir una claridad con respecto a que es ser felices y que necesitamos para poder serlo, tenemos que estar dispuestos a aprender algo nuevo, a ser más conscientes de ello y aceptar lo que no nos hace felices e incluso aprender a soltar y renunciar  a lo que creíamos que es la felicidad.

Es muy importante aprender esto, desafortunadamente es un aprendizaje que no es valorado tanto en la casa como en las escuelas y para cuando hemos crecido descubrimos que deseamos con todo la felicidad por que efectivamente no lo somos o no la sabemos distinguir.

La Educación Holista es la posibilidad real que tenemos ahora para comprender, aceptar  dirigirnos hacia nuestra verdadera naturaleza la felicidad y el amor universal.

En este ensayo se presentan algunos de los elementos que distinguen la visión del paradigma holista en relación a los factores que están relacionados con la felicidad y que están a la mano de todas las personas, está dirigido a todos aquellos que solo requerimos poner voluntad y persistencia en ello.

Ahora la sociedad está enferma como un cáncer y como tal se debe atender desde el nivel en que se encuentra.

Si vemos los grandes problemas que en este momento tenemos,  son problemas de coexistencia humana por la enorme codicia, fanatismo, autoritarismo, violencia corrupción, pérdida de sentido de la vida, apego a lo material, placeres y alimentación del ego;  estos son los problemas que tienen que ver con el desorden que hay en los seres humanos, la profunda deshumanización que estamos viviendo.

¿Pero dónde se originan? Y ¿por qué?

El planteamiento de la psicología clásica lo definiría como un estrado de perdida de la realidad, patologías o trastornos de carácter emocional, las enfermedades mentales o trastornos psicológicos son alteraciones de los procesos cognitivos y afectivos del desarrollo, consideradas como anormales con respecto al grupo social de referencia del cual proviene el individuo (DSM.IV). Por trastorno psicológico cabría entender un conjunto de síntomas distintivos que provocan un malestar, discapacidad o riesgo clínicamente significativos para la salud de una persona.

Se emplea el  término trastorno psicológico para destacar que se trata de trastornos cuyo origen no es biológico o en todo caso, vienen muy fuertemente determinados por la historia de aprendizaje de esa persona.

Desde la terapia conductual, los trastornos psicológicos vienen ocasionados por historias de aprendizaje disfuncionales o desadaptativas. Estas historias de aprendizaje determinan la forma en la que la persona piensa y se comporta.

 

Entre los trastornos y problemas psicológicos más frecuentes en la población adulta se encuentran los siguientes:

Trastorno del Estado de Ánimo: depresión, trastorno bipolar, trastorno de ansiedad, fobias específicas, fobia social, trastorno por estrés postraumático, trastorno de  pánico y trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de ansiedad generalizada e hipocondría, problema de pareja, trastornos sexuales, trastorno del sueño, adicciones, baja autoestima, falta de habilidades sociales, problema de toma de decisiones, inseguridad, etc.

 

Mientras que en las escuelas los trastornos identificados en los niños son: Trastorno de Déficit de Atención con y sin Hiperactividad, oposicionista- conductual, trastornos del lenguaje (mutismo selectivo),  autismo, síndrome de asperger, entre ostros.

La educación holista  es el paradigma integrador que coloca en el centro de la educación la espiritualidad y la felicidad como el elemento más importante a desarrollar en el ser humano.

Es una educación para la trascendencia su objetivo es la evolución de la conciencia humana, de estar en un nivel o estadio de racionalidad egocéntrico a una inteligencia transpersonal es decir una transformación del ser humano hacia un estado más elevado de conciencia.

¿Cómo explicaría la educación holista los problemas mundiales?

A lo largo de la historia, la conciencia humana ha ido evolucionando, primero con una conciencia muy rudimentaria que solo le permitía conocer la materia en este estadio el ser humano es nada entre sus instintos. Después, hace cientos de miles de años, con una conciencia más desarrollada, le fue posible conocer la naturaleza y vivir en armonía con ella, pero su pensamiento era mágico. Posteriormente, con la adquisición de un lenguaje complejo se hizo necesario empezar a conocer lo específico en nosotros mismos, es decir, el mundo de la cultura, esto dio pie a una consciencia racional e instrumental, alimentada por el ego y hoy en día este es el tipo de conciencia que predomina en el planeta   la base para todas las estructuras actuales, esta etapa conocida como la modernidad, sus efectos son negativos, destructivos y los ejemplos son los ecosidios que se cometen para urbanizar a las ciudades, es una visión materialista y hay una pérdida de sentido espiritual individual y colectivo.

La modernidad se funde actualmente con la posmodernidad, pues a pesar de los avances científicos y tecnológicos de nuestra época actual, se teoriza y se aplica poco para beneficio de la humanidad, se rechaza la verdad y se emplea a conveniencia de quien la manipula, hay una ola desenfrenada por generar tecnología pero sin considerar la parte ética de su implementación, las personas se educan con una “visión chata del mundo”.

La posmodernidad te mete una ideología te dice que no existe una verdad absoluta, que cada grupo tiene su verdad y se  cree que no existe una verdad mejor que otra eso se dice pero la contradicción mayor es que actúa como si su verdad fuera mejor que las otras y bajo este esquema muchas personas están educadas actualmente, entonces el problema de la posmodernidad es muy grave porque es como si fuera lo más natural vivir así, con hedonismo apego a los placeres, negando al mérito y a las jerarquía, es un discurso que tiene una serie de mitos, la no gratitud a nadie, no se siente compromiso ni gratitud a los padres, los maestros, es de reconocerse que estas personas que actúan así son el resultado de una educación de casa y padres que fomentaron esto, suplen en lo económico y material el cariño y afecto, complacen a los hijos incluso sin que ellos se lo pida y jamás de los jamases les enseñan a ser agradecidos con lo que confirman la idea de que son merecedores de todo sin hacer el mínimo esfuerzo o valorar en su justa medida lo que reciben.

El problema de la posmodernidad es que puedes mesclar todo con todo, generando así un desorden, no hay criterios para nada, los criterios se perdieron, se pierde el mérito se pierde la coherencia y el sentido de la vida.

Los problemas que existen en la humanidad deben ser atendidos, pero hasta el momento las soluciones no han sido las más adecuadas, las personas prefieren vivir desde el autoengaño, generándose una vida de placer de los sentidos que en nada aporta a un desarrollo interior,  es mucho más fácil mirar hacia afuera, vivir de la apariencia y seguir los patrones culturales muchos de ellos autoimpuestos solo para sentirse parte de un grupo, lograr aceptación o vivir del ego con un “estado aparente de felicidad”, que es momentáneo, pero que al pasar deja a la persona en el mismo estado en el que encontraba anteriormente insatisfecho y con un gran vacío. Esta es la visión de la posmodernidad.

“Hoy es necesaria una conciencia que pueda ser capaz de conocer también el cuarto ámbito del kosmos: la espiritualidad, o base fundamental de todo lo que existe, esta nueva visión del mundo no puede nacer del materialismo de la sociedad industrial moderna ni del relativismo del pensamiento posmoderno, de allí la importancia de un aprendizaje centrado en el ser, de una nueva visión del mundo basado en la espiritualidad transpersonal” (Gallegos, Ramón. 2005)

La Educación Holista se distingue por ser la pedagogía del amor universal, es un llamado a vivir acorde a nuestra verdadera naturaleza espiritual, su currículo es la vida en todas sus manifestaciones, se extiende más allá del salón de clases, nutre lo mejor del ser humano para que sea un ser creativo, responsable, compasivo y sobre todo feliz.

Cabe hacer notar que al ser un paradigma integrador, no puede dejar de lado  ninguna de las dimensiones del ser humano y tiene la bondad de integrar la espiritualidad, entendida no como creencias religiosas; la espiritualidad no está ligada a ninguna iglesia, en el sentido de la filosofía perenne está relacionada con una actitud correcta ante la vida, con un tipo de acción especial, está libre de dogmas, fanatismos y mitos, surge como esencia de la visión integral transdisciplinaria del kosmos y de la educación holista del siglo XXl.

La espiritualidad es experiencia directa, meditativa, contemplativa,  que surge del interior del ser humano y que es universal ya que permite al ser humano sentirse parte de un todo, por lo que le conduce a una unidad común y compartida, a la comunidad mundial y al Ser universal.

La espiritualidad ha sido por muchos factores borrada de la educación del ser humano dentro y fuera de las escuelas, ha sido una responsabilidad común, para algunos la omisión ha sido por ignorancia, otros por no considerarla importante y otros y los más por la cultura narcisista se oponen a cualquier visión integral, por el hecho de que el yo narcisista y aislado se resiste a la relación e integración de su ser, aceptar su real nivel de conciencia, sus limitaciones y adherirse a la unidad.

Y son las personas narcisista las primeras que no acepten los planteamientos de la educación holista y de la espiritualidad y es de entender pues de acuerdo a la espiral dinámica planteada por Don Beck se encuentran en un estadio de desarrollo de conciencia material, racional, que no les permite abrirse a mirar otras posibilidades de aprendizaje por lo que se sumergen en esa visión, hasta que alguna experiencia de vida les impulse hacia el siguiente nivel.

Para la Educación Holista estas problemáticas señaladas se describen también desde los estados de conciencia también llamados “memes”, término empleado por uno el mismo Don Beck, quien es uno de los teóricos holistas más reconocidos,   quien perfecciona el modelo de la espiral conjuntamente con  Cowan e identifica los niveles de conciencia por los que se encuentra el ser humano en la espiral dinámica  

La espiral dinámica considera que el desarrollo humano procede a través de ocho estadios a los que también llama “memes” (estadios básicos del desarrollo que puede expresarse en cualquier actividad, no son rígidos, sino olas fluidas interrelacionadas que dan lugar a una compleja espiral dinámica).

Se usan nombres y colores para diferenciar los distintos memes u olas de la existencia, cada ola supera y trasciende e incluye a su predecesora y hasta ahora la investigación generada ha ido confirmando que todos los seres humanos disponemos de la capacidad de acceder a todos los memes, haciéndose posible en la medida que identifiquemos el nivel de conciencia o meme en el que nos encontramos y decidamos avanzar hacia el siguiente a través de nuestras acciones y pensamiento alineado a dicho nivel.

En el siguiente cuadro encontramos descritos los ocho niveles de conciencia o “memes”, identificados con su color y sobre todo en el nivel de pensamiento y manifestaciones culturales o formas en que se manifiesta en la cotidianidad de la vida.

 

En resumen los problemas que enfrentamos en lo individual y en lo colectivo, son producto de una incomprensión y un desorden interno de la conciencia, por preservar una visión de meme de primer hasta el séptimo nivel como lo muestra el gráfico. Por ello el próximo paso evolutivo no será un paso evolutivo hacia afuera, hacia transformar el ambiente externo, construir mejor tecnología y maquinas que nos faciliten las cosas, sino que el próximo paso evolutivo será hacia adentro, será una revolución o evolución de la conciencia, de ahí la importancia de educar a los niños y jóvenes para lograr entender este cambio y transformar la visión material y externa de lo que significa la vida, la felicidad, abundancia, el amor y la paz, ya que lo desvirtuamos según el “meme” en que nos encontramos.

Esta tesis y entender otro planteamiento acerca de lo que puede estar aconteciendo en la individualidad de las personas de nosotros  mismos y por consiguiente de la humanidad, puede ser ejemplificado en algo que todos deseamos, de echo la perseguimos, pero por más que hacemos no la conseguimos obtener: La felicidad.

“Todos deseamos la felicidad y superar el estado de sufrimiento; todos deseamos mejorar nuestra vida y lograr el bienestar, el camino de la educación holista es lograr un práctica de atención consciente para vivir una vida plena de significado, (Gallegos. R. 2005).

 

De ahí la importancia de la  educación holista, que propone educar a los niños desde la integridad, en seis dimensiones: emocional, cognitiva, social, estética, espiritual y corporal. A través de prácticas de meme amarillo tales como; la atención plena, promover una cultura de paz y no de violencia, cero negativismo, responsabilidad universal hacia el bienestar de todos los seres del planeta, el diálogo como la mejor manera de resolver problemas, la sustentabilidad global, actitud de servicio, el amor universal como nuestra esencia esperando desarrollarse en el corazón de cada ser, conformando comunidades de aprendizaje, practicando la honestidad total, la compasión incondicional, justicia social, política integral, el aprendizaje permanente y la paciencia consciente.

 

Estudiar el paradigma holista es por tanto un compromiso con uno mismo y con los otros, está ubicado en el meme amarillo y es desde donde podemos entonces   solucionar problemas que se dan en los anteriores niveles, las patologías, las adiciones, el consumismo, la depresión y la falta de felicidad, entre otras situaciones encuentran solución en propuestas como la ciencia de la felicidad, la meditación y la educación holista.

¿Cuál sería la llave para transitar de un meme azul hacia uno naranja, o de un verde hacia un amarillo? La identificación de la persona del nivel de conciencia en que se encuentra y el deseo de acabar con el sufrimiento e insatisfacción que vivir la vida de manera inconsciente. El deseo genuino de querer ser feliz.

A través de la educación holista se integran las inteligencias múltiples tal y como las plantea Gardner (la inteligencia intelectual, verbal, visual-espacial, interpersonal e intrapersonal, matemática, corporal y naturalista), pero realiza un aporte fundamental al considerar al ser humano como una totalidad no excluye el factor espiritual y coloca a la inteligencia espiritual como la inteligencia que puede nuclear y potencializar todas las demás inteligencias.

La inteligencia espiritual es un conjunto de capacidades transpersonales e interdependientes y otorga un alto sentido de conciencia.

Es el nivel más alto de las inteligencias, es lo que nos permite ser felices y superar el sufrimiento, revestir de sentido nuestra vida, salir fortalecido y con aprendizaje de las etapas dolorosas de la vida, curar y sanar nuestras heridas psicológicas, emocionales y existenciales.

En la educación holista se pone énfasis en el desarrollo de las habilidades de la vida interior, lo que permite descartar conceptos superficiales de felicidad, equilibrar todas las dimensiones humanas haciendo brillar el corazón espiritual de los estudiantes, para que puedan ser felices a pesar de las circunstancias no a causa de ellas.

La inteligencia espiritual es discernimiento y experiencia individual y a través de ella nos identificamos con lo valores, podemos conectar con nuestro verdadero ser más allá del ego narcisista, vivir la vida haciendo servicio desinteresado, estar contentos con lo que tenemos, ser humildes y ser libres y gozar de ello, ser éticos, honestos, tener responsabilidad universal, y reconocer en el otro el ser que habita en él. 

Puede ser entendida de manera general como lo que nos permite lograr el bienestar óptimo, desarrollar emociones positivas, desarrollar la compasión, el amor universal, la gratitud y la felicidad.

La felicidad es el aspecto más definitorio de la inteligencia espiritual, es la inteligencia de la felicidad y como la felicidad es un estado interior de conciencia, la inteligencia espiritual es también la capacidad de autoconocimiento.

Hoy en día la inteligencia espiritual se está aplicando en diversos contextos, en  universidades del mundo como en la Universidad de Nueva Delhi, Washington, Putra en malasia, University of Brunswick y en  Trent en Canadá,  otro ámbito es en el mundo de las corporaciones, como ciencia de la administración de la energía humana y más recientemente en el coaching con el liderazgo consiente  y facilitando cambios profundos en el ser.

Hay doce factores que son el corazón de la inteligencia espiritual, al desarrollar uno se impacta positivamente en el otro, lo que aumenta el nivel de inteligencia espiritual, estos son: atención plena, optimismo, gratitud, amor universal, autocompasión, ecuanimidad, felicidad, discernimiento, aceptación, simplicidad, amabilidad y desapego.

 

A continuación se trata uno de los esenciales; la felicidad, que es nuestro estado natural y el camino que deseamos transitar, el problema es que desde donde lo hacemos parece ser que en lugar de acercarnos, nos vamos alejando de él.

 

El problema de la felicidad, es que vivimos en la cultura de la ingratitud, es el factor más asociado con la felicidad, no es posible que una persona sea feliz si es ingrato.

 

Actualmente nos cuesta mucho dar las gracias porque vividos en esta cultura donde no se reconoce al otro, hay una idea de que no hay jerarquías, ni a quien admirar por lo tanto no se agradece a los padres, a los maestros, ni a nadie.

 

Entre más gratitud menos depresión, ya que las personas aprendemos a través del acto de agradecer a ser más positivas, bondadosas y empáticas con los demás.

 

¿Por qué  nos cuesta tanto ser felices?

La investigación nos dice que:

De principio porque no se ha hecho consciencia de esto desde la casa para los padres y en las escuelas no forma parte de la educación hacer feliz a los niños y en consecuencia crecemos sin experimentarlo ni darle importancia.

 

Y ya de grandes tomamos estas actitudes de: entre más críticas, más te  quejas, más culpa eches,  menos feliz eres y te estas sumiendo en un estado totalmente negativo.

 

La felicidad es altamente rentable, una persona feliz es más productiva, creativa y sana, las empresas están considerándola como una de las características de sus trabajadores.

 

La felicidad te sirve para ser mejor como padre de familia, ciudadano, profesionista, te enfermas menos, tienes mejores relaciones interpersonales, regulas mejor tus emociones, tienes emociones más positivas.

 

A través de la Fundación Internacional para la Educación Holista, el Dr. Ramón Gallegos ha expuesto los factores que interfieren  para no ser felices, así como los que si nos conducen al camino de la felicidad, siendo los siguientes:

 

1.-Hay un capital genético, comprobado por la ciencia, que nos dice que venimos con él para ser felices, hay datos de niños maltratados, violados, en la niñez y en su vida posterior son felices.

 

2.- Las condiciones externas  son  muy irrelevantes uno puede tener una lista de cosas para obtener, comprar o conseguir y que creemos que nos hacen felices y no  y ejemplos tenemos muchos como, si me saco la lotería, si obtengo un mejor empleo o me compro un carro del año voy a ser feliz, pues no.

 

3.- La felicidad se puede desarrollar, los seres humanos estamos hechos para aprender a serlo, podemos modificar incluso a través de nuestros pensamientos a nuestro cerebro la plasticidad cerebral, la experiencia de felicidad puede modificar el cerebro e irlo reprogramando para ser feliz.

 

La felicidad es algo que podemos enseñar y aprender, no tenemos por qué estar diario   en la pena, el sufrimiento, el miedo, el pánico, la preocupación o la depresión, no tenemos por qué vivir así.

 

Ojo porque hay engaños de la mente por ejemplo:

Uno puede estar deprimido y tener placer lo podemos comprar, se puede ser violento, pesimista, estar enojado y sentir placer porque el cerebro permite los dos estados, el riesgo es creer que esto es la felicidad.

 

En cambio la felicidad no permite esto, no puedes estar en el odio y sentir felicidad.

La felicidad  es vista como un estado interno, un estado de conciencia que no depende de factores externos, es muy importante la visualización de la experiencia, y aquí no importa que seamos  ricos, jóvenes y sanos, si hacemos una mala interpretación de la realidad vamos a estar deprimidos aunque tengamos todo.

 

Es muy importante distinguir entre el placer y la felicidad: el placer es entonces algo que viene de afuera hacia adentro, mientras que la felicidad es un estado que surge internamente.

 

4.- Otro factor, la idea falsa de que el éxito nos lleva a la felicidad.

Creemos que si somos exitosos vamos a ser felices,  pensamos que éxito y felicidad son sinónimos, con la investigación que existe hoy sabemos es que son algo diferente, incluso no tienen relación.

 

El éxito no está mal, es un hecho social pero no sirve para ser feliz, si todos son exitosos que bueno pero está orientado a un logro y objetico externo.

 

La felicidad es un hecho interno que está orientado a lograr la paz interior, un hecho subjetivo interior en un estado de conciencia.

 

Tener fama, poder y dinero no es tampoco ser feliz, porque son factores externos, preguntémonos ¿qué pasa cuando ya no tenemos alguno o ninguno, seguimos siendo felices?

Consecuentemente la fama y el poder tampoco son felicidad, aquí es el ego el que actúa como la estructura narcisista bajo la creencia de que soy lo mejor y quiero más poder.

Podemos con lo anterior delimitar una lista de lo que no te hace precisamente ser feliz.

  • •El dinero                         
  • •El tiempo
  • •La fama
  • •El poder
  • •Una casa o auto más grande
  • •Ganarse la lotería
  • •Un crucero
  • •Unas vacaciones
  • •Ir de shopping
  • •Ser más joven y guapo o guapa
  • •Una pareja más joven
  • •Las drogas, alcohol y el sexo
  • •Las fiestas

 

Todos ellos son satisfactores de corta duración, que al culminarse o agotarse va a ser que las personas se encuentren en el mismo lugar donde se encontraban cuando no los tenían.

 

5.- El aprendizaje de la felicidad no requiere trabajar con el pasado, la investigación también muestra que se acabó la idea de regresar al pasado y volverlo a vivir como una forma de sanación, esto ya no es necesario.

 

Algo que está ligado a la felicidad ya se ha mencionado es la inteligencia espiritual, que es la capacidad de ser felices,  a pesar de las circunstancias.

 

Y  todos tenemos una capacidad diferente para la Inteligencia espiritual, algunos con un problema chiquito se vienen abajo y otros no lo ven positivamente.

 

La investigación también nos dice que hay una tendencia a con la edad a ser más felices, en cuanto tal vez a que vamos identificando lo importante de la vida y somos capaces de aquietar la mente.

 

De la misma manera que se menciona lo que no es la felicidad, a continuación se describen los factores que si están relacionados con la felicidad:

 

Gratitud, es agradecer a la vida por todo lo que nos sucede, mientras vivas la gratitud diaria la felicidad va ir aumentando.

 

Atención plena,  no podemos ser felices desde el automatismo andar en piloto automático desconectado de nuestra realidad y de lo que somos, la actitud como tomemos las cosas ante la vida , con ecuanimidad, con  mirada imparcial, en el momento presente, sin enojo o miedo,  y observando sin juicio o critica lo que vivimos. Es un estado meditativo caracterizado por generar conocimiento de uno mismo, permite que la mente no se distraiga, este en el momento presente.

 

Optimismo, tener la confianza de que se puede hacer frente a todo lo que se venga.

 

Aceptación, reconciliación con la totalidad de la vida, significa aceptar la vida tal y como es.

 

Simplicidad, el no apego de poseer para sentirnos bien, abandonar todos los estorbos de la vida y abandonar la complejidad de las formas de vida.

 

Autocompasión, que es una forma de mirarte a ti mismo de manera bondadosa, con amor y ser amable con uno mismo.

 

Amor universal, en el contexto espiritual no se reduce al amor romántico, es algo que surge de lo interno del ser y se irradia hacia todo lo que está alrededor.

 

Ecuanimidad, la capacidad de permanecer imperturbable ante los fenómenos externos e internos, entendida como la no identificación con estados emocionales o pensamientos obsesivos.

 

Discernimiento, saber entender muy bien una situación.

 

Amabilidad, fraternizar con todos los seres tratándolos con respeto, modales y compasión a todas las formas de vida.

 

Desapego, capacidad de superar el apego a los placeres de los sentidos, capacidad de superar la creencia hedonista de pensar que el placer sensorial es la finalidad de la vida.

 

Son los doce factores son los elementos esenciales de la inteligencia espiritual y de la educación holista, ya que sólo a través de ella se puede aprender una nueva visión del mundo, el aprender a ser feliz entonces se constituye como lo más importante a ser aprendido por el ser humano y quedando muy claramente establecido porque bajo esta visión integral como seres humanos podemos atender los problemas que se nos presentan de una mejor manera y contribuir con ello a no generar más en lo colectivo, dejamos de ser egocéntricos para visualizarnos como seres universales.

 

 

CONCLUSIONES

 

La educación holista es la puerta de entrada al desarrollo espiritual, es un paradigma integrador que atiende todas las dimensiones del ser humano, a través de su modelo logra integrar lo mejor de este, colocándolo en el camino del desarrollo de conciencia, lo que permitirá ir atendiendo y solucionando los grandes y pequeños problemas de la humanidad, generando el cambio siempre de forma interna e individual en cada persona.

Una de las principales características de la educación holista es el desarrollo de la inteligencia espiritual, es la inteligencia que perdura, que trasciende a un plano más elevado y evolutivo al ser humano, la inteligencia deja ser privativa del orden cognitivo, racional o instrumental.

La inteligencia espiritual es la capacidad para estar en equilibrio, paz y armonía con toda la totalidad, generando verdadero sentido a la vida y con ello alcanzar la felicidad.

Solo elevando el nivel de conciencia, pasar de un nivel o “meme” a otro más elevado puede el ser humano ser conducido hacia la felicidad; pero solo desde el meme amarillo y turquesa tienes asegurada tu felicidad plena.

 

BIBLIOGRAFÍA

Gallegos Nava, Ramón (2006) INTELIGENCIA ESPIRITUAL. Editorial de la Fundación Internacional Para la Educación Holista.

Guadalajara.

Gallegos Nava, Ramón (2010) APRENDER A SER. Editorial de la Fundación Internacional Para la Educación Holista. Guadalajara.

Gallegos Nava, Ramón (2010) EDUCACION Y ESPIRITUALIDAD. Editorial de la Fundación Internacional Para la Educación Holista.

Guadalajara.

Gallegos Nava, Ramón (2015) LOS 12 FACTORES DE LA INTELIGENCIA ESPIRITUAL. Editorial de la Fundación Internacional

Para la Educación Holista. Guadalajara.

 

Fundación Internacional para la Educación Holista
Posgrados en Educación Holista e Inteligencia Espiritual
www.ramongallegos.com

Deja tu comentario debajo