Educación holista, una visión desde méxico

Quizás hablar de educación siendo profesora parezca la cosa más sencilla, sin embargo en esta visión de educación holista, me resulta un poco complicado, pero siempre apasionante, hablar de educación implica como concebimos a la Educación, y resulta más apasionante al leer al Dr. Ramón Gallegos en su obra “La Educación del corazón” que refiere: “Educar es sacar el tesoro espiritual que ya existe en cada ser humano, es cultivar relaciones humanas significativas, es aprender a vivir responsablemente…es aprender a honrar la vida en todas sus manifestaciones”.

FUNDACION INTERNACIONAL PARA LA EDUCACION HOLISTA

 

EDUCACION HOLISTA, UNA VISION DESDE MEXICO

Por Kiki García

Guadalajara, 2016

 

Doce principios educativos trascendentales

Quizás hablar de educación siendo profesora parezca la cosa más sencilla, sin embargo en esta visión de educación holista, me resulta un poco complicado, pero siempre apasionante, hablar de educación implica como concebimos a la Educación, y resulta más apasionante al leer al Dr. Ramón Gallegos en su obra “La Educación del corazón” que refiere:  “Educar es sacar el tesoro espiritual que ya existe en cada ser humano, es cultivar relaciones humanas significativas, es aprender a vivir responsablemente…es aprender a honrar la vida en todas sus  manifestaciones”. Y digo complicado por el hecho de que los conocimientos que giran alrededor de este eje de la educación holista, no podrían solamente ser conocidos, comprendidos, recordados, analizados, reflexionados y tal vez puestos en práctica. Se requiere; además de todo lo anterior de realmente situarse en la posición de una profesora con conciencia, en unidad.

Pero cuando el Dr. Ramon Gallegos señala que la espiritualidad es conocimiento de sí mismo, de nuestra verdadera naturaleza, que la espiritualidad es conciencia de unidad y el continuo conocimiento de uno mismo lleva a un despertar de la conciencia (Gallegos, 2001 pág. 141), reconozco que como profesora los espacios de formación permanente que he asistido, abordan contenidos teóricos acerca de las asignaturas, pedagogía y didáctica, sin estos aspectos tan esenciales; en esta experiencia reconozco como punto inicial de conocimiento profundo es mi Ser y mi desarrollo espiritual; suceso trascendental en mi vida.

Haciendo este reconocimiento personal, me considero un Ser en unidad, como lo propone el Dr. Ramon Gallegos en su  modelo multinivel – multidimensión en el que considera 6 dimensiones integradas del Ser; la corporal, la cognitiva, la emocional , la social, la estética y la espiritual, además lo que la  influencia de la  filosofía perenne provoca en mi, el amor a los niños y la plenitud que siento al enriquecer cada vez más mi práctica profesional.

Este reconocimiento es como cuando tienes una cámara y vas a tomar una foto y buscas primeramente que todo el escenario o todos los participantes salgan en la foto, sería hacer un encuadre de lo que se logra observar en la foto, en esta acción te retiras un poco hasta que logras observar justo  a la distancia ideal y después enfocas.  La idea de separarte un poco y poder observar a distancia para poder observar a las cosas como son, en este caso a la realidad como es y darle su lugar y orden a todo, comprender su flujo natural y sonreír; continúo en este reconocimiento cuando leo: Todos los sujetos implicados en el acto educativo…deben vivir un proceso de autoindaganción, de autoconocimiento profundo con el objetivo de transformar la propia conciencia. (Gallegos, 2001, pág. 111)

Considerando que en la foto, están esos sujetos, actores de la educación y en este caso yo, como un ser con distintas dimensiones integradas, reconozco entonces: “la foto comienza conmigo”.  La primera pregunta que viene a mi mente es ¿como vivo yo la conciencia de totalidad? Y al empezar a responder recordé que las primeras veces que escuche hablar del tema fue en la primaria y con gran certeza, observo ahora que el camino que he tomado es el correcto, es pleno.  

 Por esta razón me gustaría hacer una pequeña aproximación a la educación que viví en mi primaria, una escuela que se formulaba como “Un espacio en Morelia para construir juntos una comunidad genuinamente humana”,  quizás uno de los ambientes educativos mas próximos a la educación holista que yo conozco; primaria que ya no existe o si permanece abierta ya no sé de ella. Pero alguna vez en una comida de ex alumnos, platicábamos en como seria volver a abrir la escuela que nos vio crecer, pero ahora con nosotros, los estudiantes de aquel tiempo como profesores, bueno como coordinadores, por que así los llamábamos. Ejercicio que retomo para el presente trabajo. ¿cómo sería nuestro propuesta? ¿qué replanteamientos tendríamos que hacer? lo primero que visualizo es el pronunciamiento: “Las escuelas holistas son lugares espirituales, la espiritualidad es el corazón de la educación holista, la base y sentido de su existencia”,  (Gallegos, 2001, pág. 135) y esa sería la propuesta: una escuela holista.

Tomando como estructura los doce principios básicos de la educación holista que el Dr. Ramón Gallegos plantea en su libro “La Educación del Corazón”; reflexionaré sobre las nuevas posibilidades que tendría mi escuela primaria, si volviera a estar activa con una propuesta educativa holista.

Sabiendo de antemano que fue hace algunos ayeres que asistimos a nuestra primaria “Educación Integral Siglo XXI” y que los planteamientos de fundamentos pedagógicos y  filosóficos son muy diferentes . La intención es identificar que aspectos tendríamos que trascender y replantear para que la que fue mi escuela primaria pudiera aproximarse más cada vez a una propuesta educativa holista, tal vez también como un ejercicio de análisis sobre que les falta a nuestras escuelas en general en nuestro país, sé que es una transformación dificil, pero como profesora sirva este ensayo para confrontar mi formación de la escuela primaria.  Así que el punto de trascendencia que de inmediato surge, es el desarrollo espiritual, el desarrollo del Ser; para todos los sujetos participantes en la escuela. Identificarse como una comunidad de aprendizaje, en estos tiempos un oasis para el espíritu, “la comunidad de aprendizaje es un espacio donde el individuo encuentra apoyo, comprensión y estímulo para su experiencia espiritual” (Gallegos, 2001).

Considero que en mi escuela primaria, en el momento de su creación las intenciones de trascender fueron en un nivel muy básico, similares a las que ahora motivan a la educación holista. La visión humanizadora del Dr. Ramón que nos dice: “La educación holista es un camino de sabiduría, amor y compasión, es el arte de hacernos conscientes de nuestra verdadera naturaleza” (2001)

Empecemos por presentar a mi escuela primaria: “Educación Integral Siglo XXI”; originada en el año de 1988, por un grupo de padres de familia inquietos y preocupados por la educación que recibirían sus hijos, padres de familia que de manera consiente y responsable se asumían como individuos (en este caso puedo imaginar a mi padre y a mi madre) como seres integrales, que sentían y vivían esa interconección con el kosmos. Las escuelas holistas son comunidades de aprendizaje. El concepto de comunidades de aprendizaje se refiere a un ámbito educativo holista donde todos los participantes tanto como profesores, estudiantes, padres, administradores participan en un proceso de mutuo aprendizaje significativo.

 “El concepto de comunidades de aprendizaje se refiere a un ámbito educativo holista donde todos los participantes tanto como profesores, estudiantes, padres, administradores participan en un proceso de mutuo aprendizaje significativo”.(Gallegos, 2001 pág. 3). Todos conocíamos a todos, a los amigos de mis hermanos, a los maestros de otros grados, a los papas de otros niños.  

Por lo que la integración y formación de colaboradores sería vital como punto de partida, y la exposición clara a padres de familia para su incorporación a la escuela holista, padres y colaboradores interesados a esta visión de vida, a este desarrollo, que tengan la caridad, afinidad y la actitud para integrarse a esta orientación.

Otro aspecto esencial aparte del aprender a aprender, aprender hacer y aprender a convivir, sería el aprender a Ser a través del desarrollo de la inteligencia espiritual; claro abordando de manera integrada las demás inteligencias, Ramón Gallegos nos habla de “por lo menos nueve tipos de inteligencias igual de válidas que la lógico matemáticas: la verbal, corporal, musical, espacial, interpersonal e intrapersonal, naturalista y desde la educación holista podemos agregar la inteligencia onírica o inteligencia de los sueños; el objetivo de las escuelas es desarrollar todas las inteligencias con un sentido holista”

Si la inteligencia es percepción de la verdad, de la totalidad, de la interdependencia de la vida. no podemos cerrar los ojos y negar los serios problemas no sólo sociales, sino naturales y humanos, en pleno siglo XXI no hemos resuelto lo más esencial, el vivir en paz y respetar la vida. Ante ello necesitamos una inteligencia basada en principios que nutren el espíritu humano, qué está ligada incondicionalmente a los valores humanos, Dice el Dr. Gallegos que: “no es posible separar la inteligencia del amor, la compasión, la libertad, la gratitud, el respeto, la humildad, la solidaridad, la amistad, la honestidad, que la inteligencia es el despliegue de la comprensión del valor de toda la vida y todo ser humano, es también una cualidad de la conciencia que lleva a la humanización integral del ser humano, nunca puede ser un proceso que lleve a la deshumanización o a la destrucción”.

El Dr. Ramón Gallegos  acota para la práctica integral: “La práctica integral es el camino espiritual holista o yoga holista… las instrucciones específicas se encuentran en la filosofía perenne, incluyen la meditación, la práctica y cuidado corporal, la acción compasiva, la devoción, la autoindagación, la práctica de las virtudes, la visualización, etc … Todos los sujetos implicados en el acto educativo… deben vivir un proceso de autoindaganción, de autoconocimiento profundo con el objetivo de transformar la propia conciencia… la práctica integral holista es espiritual, lleva al practicante a la certidumbre, la ecuanimidad y la madurez”…(Gallegos, 2001 pág. 111); así que la meditación y el yoga no serían abordadas como técnicas corporales para mantener la salud, sino con una visión holista, como una práctica integral personal y colectiva, una practica espiritual.

El Dr. Ramón Gallegos señala: “La comunidad de aprendizaje holista representa el contexto que hace posible el aprendizaje integral y la evolución de la conciencia, contexto que presenta esa combinación de ambiente natural y de aprendizaje se antoja precisamente en un espacio físico de casa, de campo; no en un edificio frío, cuadrado con aulas similares a “jaulas. Tal vez colocar un espacio amplio para la cancha deportiva y un establo para animales y un terrenito para planta de cultivo.

En cuanto a el currículo, se establecían los temas por centros de interés, y el desarrollo de los temas eran a través de proyectos, recuerdo las “investigaciones” requerían un producto articulado por todos los campos del conocimiento y articulados desde todas las “asignaturas”.  La comunidad holista trabaja desde una perspectiva transdisciplinaria para integrar el currículo, relacionar cursos, organizando holonicamente las diferentes asignaturas…. de tal manera que cualquier experiencia educativa es una puerta para entrar en una indagación holista sobre la naturaleza del kosmos, encontrarse con los principios fundamentales de la vida.

Si esto se retomara pero con un planteamiento holista, todo los niños sabrían la responsabilidad de participar en la vida y en especifico en la escuela. un currículo holista es aquel que se abre a toda la experiencia humana, a la vida real tal y como es vivida por los seres humanos… parte del principio de totalidad… es transdisciplinario, busca la integración del mejor conocimiento humano.. entre campos de conocimiento: ciencias, artes, tradiciones, literatura, humanidades, espiritualidad, etc…(Gallegos, 2001 pág. 55)

De este forma el currículo aparte de integral, requiere sea transdisciplinar, La comunidad holista trabaja desde una perspectiva transdisciplinaria para integrar el currículo, relacionar cursos, organizando holonicamente las diferentes asignaturas; de tal manera que cualquier experiencia educativa es una puerta para entrar en una indagación holista sobre la naturaleza del kosmos, encontrarse con los principios fundamentales de la vida. Aprender a Ser, aprender a vivir

Continuando con los ambientes de aprendizaje y en especial del diálogo; también recuerdo que había asambleas que eran coordinadas por los mismos compañeros alumnos, donde había unos representantes de cada grupo, y se hacían concensos democráticos para establecer acuerdos de convivencia y sus respectivas sanciones.

Quizás en la educación holista no habría necesidad de las sanciones, por que en base de la conciencia del niño no habría posibilidad del incumplimiento o de quizás juzgar las acciones de manera negativa para castigar o privar. En tal caso todos los niños asumirían la responsabilidad de su aprendizaje y de sus acciones. Es importante que “toda comunidad de aprendizaje defina sus propias metas y se autoevalué”. En este aspecto si puedo observar una carencia respecto del paradigma verde o nivel de conciencia.

La escuelas holistas se basan en el recurso  del diálogo. El diálogo es un proceso profundo de comunicación cuyo propósito es generar significados comunes en un grupo humano… involucrando su totalidad , especialmente la necesidad de una conciencia holista… El diálogo holista tiene como objetivo flexibilizar la mente, hacerla más abierta, más atenta, más profunda… el propósito es comunicarnos de manera más significativa, escucharnos unos a otros…(Gallegos, 2001 pág.99). El diálogo es el modo colectivo de abrirnos a todos los juicios y a todas las creencias… es uno de los recursos más importantes para una socialización genuina, para aprender a cooperar, para crear comunidades de aprendizaje… cuando el diálogo se aplica al ámbito educativo los resultados suelen ser extraordinarios, los valores humanos genuinos despiertan y la espiritualidad brilla. (Ramon Gallegos, 2001 pág. 1)

BIBLIOGRAFIA.

Gallegos, Ramón.  (2013). Educación Holista. Pedagogía del Amor Universal. Editorial Fundación para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos, Ramón. (2013). El espíritu de la educación. Integridad y trascendencia en educación holista. Editorial Fundación para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos, Ramón. (2013). Una visión integral de la educación. El corazón de la educación holista. Editorial Fundación para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos, Ramón. (2001). Educación del corazón. Editorial Fundación para la Educación Holista, Guadalajara.

Gallegos, Ramón. (2008). Educación para la vida y la Paz. El corazón de la educación holista. Editorial Fundación para la Educación Holista, Guadalajara.

 

Fundación internacional para la Educación Holista
Posgrados en Educación Holista e Inteligencia Espiritual
www.ramongallegos.com

Deja tu comentario debajo