El Liderazgo desde el punto de vista de la Axiología del Mexicano

La Influencia Histórica en el liderazgo del Mexicano

Los líderes en la actualidad se ven influenciados por acontecimientos del tipo histórico por ejemplo:

Al igual que El macho mexicano que es  un personaje de nuestro país que tiene una acreditada genealogía en las figuras masculinas del Poder a lo largo de la historia, que bastaría con enumerar:

 Los señores de la guerra y las castas gobernantes indígenas, los conquistadores, los colonizadores, la organización y  Iglesia católica, los gachupines, los criollos, los caciques (también los indios), los terratenientes, los capataces, el ejército, la clase del poder económico y político y los padres de familia. Esta permanente presencia autoritaria masculina es testimonio de un legado y un eje de transmisión que no puede ser desconocido, sobre todo porque continúa imperando en el nervio social mayoritario.

Una parte importantísima son los valores en la actividad del líder. Los valores en el desempeño de los líderes son fundamentales debido a que en el trabajo, la sociedad y en el hogar, el líder está siendo observado, por sus seguidores, una buena parte de ello es la búsqueda del bien, apoyado en todos los valores que el líder debe manejar y ser congruente con ellos.

Sabiduría y Liderazgo se combinan en personas de amplia visión, con conocimiento del hombre y por consecuencia, compromiso con la búsqueda de la verdad y el bien, con estas características, los demás tienden a seguirles.

El actuar bien elimina gradualmente las frustraciones del individuo, le proporciona tranquilidad, y lo perfecciona para ser mejor, porque vive de acuerdo a su naturaleza.

La ética busca el bien del hombre, el bien del hombre requiere esfuerzo para alcanzarse.

En el ámbito Laboral por ejemplo, el trabajador debe cumplir con unos deberes, pero también es merecedor o acreedor de unos derechos. Es importante saber distinguir hasta dónde él debe cumplir con un deber y a la misma vez saber cuáles son sus derechos.

En la medida que él cumpla con un deber, no debe preocuparse por los conflictos que pueda encarar al exigir sus derechos. Lo importante es ser modelo de lo que es ser profesional y moralmente ético. Por ejemplo, un deber del profesional es tener solidaridad o compañerismo en la ayuda mutua para lograr los objetivos propios de su empresa y, por consiguiente, tener el derecho de rehusar una tarea que sea de carácter inmoral, no ético, sin ser víctima de una represalia, aun cuando esto también sea para lograr un objetivo de la empresa.

Al actuar de esa manera demuestra su asertividad en la toma de decisiones éticas, mientras cumple con sus deberes y hace valer sus derechos. Además, demostrará su honestidad, que es el primer paso de toda conducta ética, ya que si no se es honesto, no se puede ser ético. Cuando se deja la honestidad fuera de la ética, se falta al código de ética, lo cual induce al profesionista a exhibir una conducta inmoral y antiética.

Uno de los elementos primordiales que debe tener un buen líder es la congruencia. La congruencia es la armonía y el balance que existe entre nuestros pensamientos, acciones y emociones, apoyados adicionalmente de la  conciencia. Esta armonía comienza con una definición clara y consciente de quienes somos, incluyendo en esa definición nuestra fortalezas y los aspectos que no tenemos bajo nuestro control (debilidades).

 

 

Antonio Cuevas Santana

antonio.cuevas@cfe.gob.mx

Deja tu comentario debajo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.