El manuscrito Voynich

     Recientemente ha pasado por mis manos el libro de Marcelo Dos Santos acerca del “libro más enigmático de todos los tiempos”, que además es el último manuscrito que existe carente de traducción o descifrado. Para colocar a los no iniciados en situación diré que el manuscrito está escrito en lengua desconocida y está lleno de dibujos de supuestas plantas mágicas, mujeres desnudas realizando extrañas actividades y mapas o gráficos de lugares u objetos inexistentes. Dos Santos nos expone las principales teorías acerca de su interpretación, posteriormente al pequeño viaje que realiza por la historia en busca de sus dueños, para luego tirárnoslas por el suelo con unas lógicas aplastantes. La conclusión final viene dada por un tal Gordon Rugg que parece haber dado con la clave metiéndose en la piel de, quienquiera que fuese, el creador del mismo, intentando por los medios de que disponían en la época realizar tal cometido. La cuestión es que lo más probable es que el libro fuese un engaño, deliberado, creado o adquirido por Edward Kelley para convencer a John Dee (auténtico experto en los campos de la literatura de su época y de los enigmas en general, a la par que personaje influyente) de que realmente contenía una sabiduría arcana. Todo ello con el fin de sacarle un buen monto económico al rey Rodolfo II que atraía hacia sí mismo cualquier cosa del estilo, misteriosa, mágica o herética. El caso es que en última instancia parece ser que ambos estuvieron presos en la corte del rey supuestamente por no ser capaces de descifrarle el mismo. El caso es que el señor Rugg dio con el método que según parece se utilizó, que fueron las grillas de Cardano, una especie de plantillas para escribir que reproducían de manera estipulada o aleatoria palabras o frases con las que sería sencillo crear un texto similar, de apariencia normal pero donde realmente las palabras han sido generadas de manera artificial. Este caso explicaría las proporciones extrañas de palabras de equis letras o las repeticiones de otras.
 La cuestión es que el manuscrito, ante la incapacidad de realizar una correcta traducción, se le tildó de mágico y de contener los grandes misterios, los secretos de la Alquimia y un sinfín de historias peregrinas más, cuando, parece ser, únicamente fue un artilugio creado para engañar a un par de eruditos de la época y conseguir amplios beneficios. Si superponemos este caso (que concretamente a mí me convence más como galimatías indescifrable y aleatorio que como contenedor de verdades absolutas y fantásticas) a todos los demás misterios veremos que son misterios increíbles solamente porque carecemos de una respuesta lógica, momento en que la imaginación vuela más que el conocimiento y se encuentra con vampiros, extraterrestres, fantasmas, dragones, descendencias divinas, laboratorios en la prehistoria y la extensa lista de misterios que no somos capaces de dilucidar debido a nuestra propia obcecación persistente que se niega a contemplar algo que no sea paranormal.

Artículo escrito por Jesús Remis Fernández.
www.chusilmarillion.com  y http://www.quediario.com/blogs/11945/  
Gijón, Asturias
chusilmarillion@hotmail.com