ROMA: EL FORO ROMANO.

Historia de como se hizo el Foro Romano y sus visicitudes hasta el momento presente

Mediante la realización de al “Cloaca Máxima” construida durante la dinastía de los Tarquinos, los últimos reyes de Roma, el valle pantanoso que se extendía entre el Capitolio, el Palatino y las laderas del Esquilino fue saneado y se volvió en lugar de encuentro de los habitantes que residían en las colinas cercanas. A partir de ese momento el pequeño valle se convirtió en la plaza (el Foro): el centro político, religioso y comercial de Roma: el Foro Romano.

Procesiones, procesos, pompas triunfales, mítines, elecciones tuvieron lugar allí: fue el único centro lleno de vida de la Roma republicana. Se le debe a César, Augusto y a Tiberio, haberle dado en gran parte su aspecto monumental.

Quien contempla hoy por primera vez sus ruinas, no puede evaluar plenamente toda su importancia; todavía, en esta plaza, entre estos restos de basílicas y templos, de columnas de homenaje y de arcos triunfales, hombres cuyos nombres eran Sila, Catón, Cicerón, Cesar, Augusto, Tiberio y muchos otros, discutieron y decidieron el destino de Roma. Con esta plaza tuvo comienzo la gran aventura de los romanos, la aventura de nuestra civilización.

De los numerosos restos del Foro, nos limitaremos a evidenciar los que, más que los otros, revelan y caracterizan sus tres aspectos fundamentales: el aspecto político, el Jurídico-administrativo y el religioso.

El aspecto político está representado por la “Curia” (Senado), por el “Comicio” y por los “Rostros”. La Curia tiene un origen muy antiguo. La tradición la hace remontarse a Tulio Ostilio, tercer rey de Roma; fue destruida y reconstruida en varias épocas, Julio Cesar la reedificó completamente cambiándola de sitio en dirección del antiguo Comicio, mudando su orientación.

 

El actual edificio de ladrillos, es de la época de Dioclesiano (303 d.C.), la puerta de bronce fue sacada por el Papa Alejandro VII y colocada en la entrada principal de la Basílica de S. Juan de Letrán. El interior de la Curia tiene forma rectangular (27 metros por 18), las paredes estaban revestidas hasta cierta altura con lastras de mármol; por encima de la decoración en mármol había tres nichos en cada lado ornados por pequeñas columnas de alabastro.

A los lados existían tres escalones, todavía visibles, en los que estaban colocados los asientos de madera en los que se sentaban los senadores (cerca de 300). El piso (la parte central se halla todavía en buen estado) está constituido por una taracea de pórfido y mármol serpentino. Delante de la entrada debía hallarse el ara sobre la que los Senadores ofrecían sacrificios al entrar en el aula. En la pared opuesta a la de la entrada, había un podio para el presidente, y sobre el mismo, adosada a la pared, la estatua de la Victoria.

 

 

telas online

Deja tu comentario debajo