Cada vez que se producen cambios drásticos en las formas de organización, trabajo, esparcimiento y comunicación de las sociedades, se tienen que reinventar las nuevas reglas del juego social