Hay personas que sienten auténtica predilección por el fútbol. A veces, esta devoción llega a un punto en el que muchos llegan a plantearse ideas como la de mi padre: poner césped artificial barato en casa que simule un campo…