La Lotería Primitiva dejo su mayor premio en Sevilla

El mayor premio de la Lotería Primitiva fue a parar a las manos de un bombero jubilado de la ciudad de Fígaro.

Fue un sorteo especial, de entrada el bote acumulado era el mayor de la historia para la Lotería Primitiva, pero el azar también quiso que aquella tarde en Madrid se repartiera el mayor premio a un solo acertante entregado por este juego tan popular entre los españoles.

Los 67,1 millones de euros de aquel sorteo fueron a parar de lleno al Polígono de San Pablo, uno de los barrios más populosos de Sevilla. El boleto fue validado en la Administración 108, situada en la Avenida Pedro Romero, 58 del citado barrio. Con un solo acertante en la categoría especial de 6 aciertos más el reintegro, el poseedor del boleto ganador pasó automáticamente de ser un bombero jubilado a ser el más rico del barrio y seguro uno de los más ricos de toda la ciudad.

Acumulación de bote en la Lotería Primitiva

El último cambio en las reglas de la Lotería Primitiva, aprobadas en noviembre de 2012, ha hecho posible que se alcanzara una cuantía tan alta para un solo ganador, debido en gran medida a la norma que permite la acumulación de bote. En palabras de un representante de Loterías y Apuestas del Estado en Sevilla “Con las nuevas reglas, se han reducido las posibilidades de acertar el premio mayor, pero a la vez los premios de la categoría especial serán mucho más cuantiosos, de ahí que alguien pueda ganar 67 millones en un solo sorteo”.

La Lotería Primitiva premia a una “buena persona”

José Santos, el titular de la administración, ha manifestado a los periodistas y vecinos su felicidad por haber repartido en su establecimiento el premio récord de la Lotería Primitiva en España. Felicidad que ha sido aún mayor cuando ha sabido quién era el afortunado ganador, de quien ha dicho que “es muy buena persona”, a pesar de no querer dar pistas sobre su identidad ya que él mismo ha preferido mantenerse en el anonimato.

Lo que sí ha trascendido es que el nuevo millonario era un bombero jubilado, que tiene la costumbre de ayudar a quien más lo necesita y que justo antes de hacerse con el premio, su familia y él estaban pasando por un mal momento a nivel económico, ya que sus tres hijos se encontraban en el paro y toda su familia dependía de su jubilación. “Es un fuera de serie, una persona que se merece lo que le ha pasado, porque ha ayudado a mucha gente”, contó uno de sus ex compañeros del Parque de Bomberos de Carretera Amarilla.

La Lotería Primitiva nos regala día a día historias asombrosas como esta, es por eso que millones de personas compran sus boletos con la ilusión de que algún día les pueda tocar a ellos el mayor de los premios.

En agosto de 2013, la Lotería Primitiva repartió el que hasta hoy es el mayor premio de toda su historia. Os contamos los detalles en este artículo.

Deja tu comentario debajo