La honradez es muy volátil

La honradez es como la virginidad.
Se adquiere cono dificultad y se pierde con facilidad

 Mucho hablan sus delfines de la probidad del presidente de gobierno, y de las mentiras de su delator que oponen a esa probidad. Son las cosas del discurso público, a menudo muy lejos del razonar particular y del sentido común. Lo hemos constatado al escuchar al petimetre, que hablaba catalán en la intimidad, o tantas veces que hemos escuchado a los y las charlatanes, desvaríos o verdades como puños que no dicen a micrófono abierto…

El caso es que las mentiras de ese hombre ahora en la cárcel, alegar que los “papeles” publicados eran fotocopias de fotocopias, y oponer a aquellas la supuestamente acreditada honradez del presidente de gobierno, tienen otra lectura aparte la manejada en columnas gráficas y platós televisivos….

 En cuanto a las primeras, hay que considerarlas lógicas al salir de la boca de un pillado in fraganti, luego imputado y con derecho, por tanto, a mentir en su defensa. Las que no invalidan en absoluto sus verdades posteriores ante el juez, respaldadas por documentos contables a su vez convalidados por peritos forenses. Respecto a la segunda, la honestidad del presidente de gobierno español, es notorio y reforzado por la mínima experiencia de cualquier mortal, que la buena fama, la bonhomía y la probidad son virtudes frágiles. Se adquieren a lo largo de gran parte de la vida pero, como la virginidad, se pierden en un solo instante.

 De modo que por mucho que se desgañiten sus acólitos diciendo que el presidente es un hombre honrado, nada lo contradice más y nada prueba más que es tan delincuente y aprovechado como su acusador, como la confesión y los “papeles de Bárcenas” originales. Máxime cuando los sobresueldos anotados en dichos documentos los percibió siendo él mismo ministro de Administraciones Públicas, cargo al que competía vigilar que se cumpliera la normativa sobre incompatibilidad entre las retribuciones públicas de los ministros y cualesquiera otra de naturaleza pública o privada.   Pues eso…

 

Deja tu comentario debajo