Andrea Milano – Un negocio que se extiende con mucho éxito

Andrea Milano.jpg

Andrea Milano es una empresa osada que decidió hacer una propuesta un tanto arriesgada y es la de ofertar prendas a bajos precios pero con el estilo de una boutique de lujo. No solo es una cuestión de apariencia sino también en cuanto a calidad, diseño y confección. Esta fórmula, sin duda, ha cautivado a muchas familias que desean lo mejor para sus hijos.

Ahora bien, como negocio ¿resulta rentable? A simple vista pareciera que las ganancias fueran muy bajas, pero no es así. El alto volumen de ventas logra que los ingresos sean favorables, el retorno de la inversión se materializa en poco tiempo y si se ha contraído alguna deuda para iniciar el emprendimiento, no será difícil saldarla.

Prueba de la rentabilidad que tiene esta franquicia es su notable expansión, en apenas dos años van rumbo a las 50 tiendas, distribuidas por todo el territorio nacional. Su presencia no está limitada a España, de hecho ya hay establecimientos de esta marca en Colombia y recientemente en República Dominica. Se espera que a fin de año el número de franquiciados siga aumentando.

¿Cómo lidiar con la competencia?

Lo primero que se debe aclarar con respecto a la competencia, es que el número de franquicias de Andrea Milano no representa ninguna amenaza entre sí, porque trabajan bajo una política de exclusividad, gracias a la cual, no darán concesión a otro inversor en la misma localidad. Por lo tanto, no tendrán que compartir los clientes.

En cuanto a las otras marcas, está claro que Andrea Milano ofrece ventajas que hasta ahora ningún otro negocio ha podido igualar. Hay empresas que tienen excelentes productos pero los precios son muy elevados. Por otro lado, hay firmas que lanzan atractivas ofertas, sin embargo, no siempre alcanzan excelentes estándares de calidad. En cambio, la franquicia en cuestión combina ambos aspectos a la perfección.

La imagen también cuenta, y es que, a quién no le gusta comprar en un establecimiento que luzca impecable y glamoroso. Este es otro atributo con el que cuentan las tiendas de Andrea Milano, con un concepto un tanto revolucionario para ser una franquicia. A pesar de que todas comparten ciertos criterios que las identifican con la firma, cada una tiene un aspecto particular y especial, que se define con una aplicación de simulación, para que quede al gusto del inversor antes de proceder a la adaptación del local.

En resumen, son tiendas diseñadas para el agrado de inversores y de los clientes.