Sistemas de seguridad en conciertos

Hay determinados eventos sociales y culturales en los que es necesario llevar cierto control; por ejemplo, con cámaras de seguridad o alarmas. Por ejemplo, en determinado tipo de conciertos es preciso extremar la precaución.

Está claro que los conciertos no son para todo el mundo. Son uno de esos eventos extremos que o bien te encantan, en cuyo caso es bastante probable que seas un melómano apasionado al que no le importa pasar algunas estrecheces claustrofóbicas con tal de poder ver a sus ídolos musicales; o bien te resultan desagradables, lo cual suele corresponder a un estereotipo de persona antisocial que no soporta el contacto ajeno ni ninguna actividad que no implique una buena conversación en un ambiente agradable y tranquilo. Yo soy de los primeros, lo confieso, y no me arrepiento en absoluto de lo mucho que he sufrido en algunos conciertos enormes. Además, ¿qué mejor manera de morir que aplastado mientras escuchas a tu cantante favorito en directo?

Bromas aparte -o no-, lo de que hay cierto tipo de conciertos que son peligrosos es totalmente cierto. Un concierto de flamenco o de un cantautor no suele entrañar grandes riesgos porque el recinto suele albergar butacas y la gente tiende a intentar comportarse de forma civilizada, pero les garantizo que un concierto de rock no es así en absoluto y que se corre mucho peligro en primera fila, entre empujón y empujón. Una vez, me asusté tanto con dichos empujones que me llegué a preguntar si la seguridad sería suficiente, y eso implica alarmas de seguridad conectadas a la policía o cámaras de vigilancia que adviertan a cualquier posible amenaza humana de que su imagen va a quedar grabada y, si hace algo, no tendrá escapatoria.

Esa misma noche, quise buscar más información y lo hice en páginas como las que se puede ver más abajo. Antes, naturalmente, le pregunté a los responsables del recinto y del montaje qué tipo de sistemas de seguridad se solían instalar en conciertos como aquel; y, una vez leída toda la información al respecto, me sentí mucho más tranquila y se renovaron mis ganas de volver a un macro concierto como aquel. En realidad, con semejante tecnología punta en el mundo de la videovigilancia y de las alarmas, nadie tiene por qué tener miedo en ese tipo de sitios; no tiene que pasar nada.

En esta página web se podrán ver algunas de las alarmas que podrían instalarse en los conciertos.

Deja tu comentario debajo