The Beatles: sus temas no-ñoños

Una recopilación de algunos de los temazos de The Beatles

Un día, hace unos años, un amigo tuvo el valor de asegurarme (a mí, fan de The Beatles desde niña) que los 4 de Liverpool no le gustaban porque eran “ñoños”, con sus canciones de “te quiero, me quieres, dame la manita y seamos novios”. ‘Ñoños!’, dije yo, ‘te vas a enterar’. Decidí grabarle una compilación de algunas de las canciones que más me impactaron y que más se alejan de su época de Love me do o I want to hold your hand, y darle por escrito una explicación de por qué The Beatles no sólo no son ñoños sino que molan. Y mucho. Dada la escasa familiarización de mi amigo con la lengua de Shakespeare me vi obligada a traducir los fragmentos que quería destacar. Disculpad si hay algún error de traducción, soy traductora amateur.

 

Sin más, estos fueron los argumentos que le di:

 

-And your bird can sing

 

El título lo dice todo… y tu pájaro puede cantar. Me encanta la letra: Dices que has visto las siete maravillas y que tu pájaro es verde, pero a mí no puedes verme… Dices que tienes todo lo que quieres y que tu pájaro puede cantar, pero a mí no me tienes. Cuando tus posesiones más preciadas empiecen a deprimirte, mira hacia mí, estaré alrededor. En mi opinión un canto contra esas personas que creen tenerlo todo porque tienen una casa más grande, un coche más potente o un armario lleno de ropa mega fashion. En mi opinión no tienen nada.

Quizá musicalmente esta canción no sea especialmente destacable (aunque para mí sí lo sea), pero desde luego, no puede considerarse “ñoña”.

 

-Because

 

La letra no es especialmente significativa para mí, sin restarle belleza, pero hay algo que hace de esta canción muy especial. Dos cosas en realidad:

-una es que está cantada por 9 beatles, cada uno de los tres que cantan aquí (John, Paul y George) grabaron tres veces sus voces haciendo coro, así que hay 9 voces de Beatles.

-la otra es que la melodía es nada menos que…(redoble de tambores)…el “Claro de Luna” de Beethoven ¡al revés!. Al parecer fue idea de Yoko. Y yo, como pianista aficionada y gran admiradora de esta obra en concreto, le alabo el gusto.

 

-Come together

 

Una creación de John de las que hacen historia. Fue versioneada en los 80 por Michael Jackson, que podía hacerlo por poseer parte de los derechos de las canciones de los Beatles gracias a… bueno, una treta que no tengo ni idea de quién ideó. El caso fue que surgió tras grabar con Paul McCartney los temas Ebony and Ivory, The girl is mine y Say, say, say. En lo que respecta a Come together, la letra no tiene desperdicio, es totalmente abstracta. Aquí viene el viejo portaaviones, creciendo lentamente, con el ojo colgando, rompe-espinillas, el pelo por debajo de las rodillas, tiene que ser un bromista porque es difícil de mirar. Ni Valle-Inclán… Hay que decir que existen teorías de todo tipo para intentar explicar la simbología de estas palabras, pero como pasó con Lucy in the Sky y el LSD, no hay forma de probarlo.

 

-Dig it

 

Esto es una rayada como la copa de un pino. No tengo explicación congruente, excepto que el día que la grabaron se hubieran metido de todo, como por otra parte era costumbre en ellos en esa época. Como una piedra rodante (en realidad quería hacer referencia a los “Rolling Stone”), el FBI, la CIA, BBC, BB King, Doris Day…

 

-Everybody’s something to hide (except for me and my monkey)

 

Qué titulazo! Todo el mundo tiene algo que esconder excepto para mí y mi mono. Cuanto más alto vuelas, más hondo llegas, y cuanto más hondo llegas, más alto vuelas… Bueno, esta en mi opinión, como tantas otras, hace referencia a las drogas. He de decir que no todos los días puedo escucharla, porque la campanita del coche de bomberos se me clava hasta el fondo del cerebelo.

 

-Get Back

 

La dulce Loreta Martin creía que era una mujer, pero era otro hombre… Esta es la famosa canción que cantaron en el famoso concierto de la famosa azotea londinense del famoso edificio de los famosos estudios Apple. Sí, Apple como la Apple del Iphone. Me encanta esta canción, me da muy buen rollo y ya.

 

-Happiness is a warm gun

 

Este tema es puro vicio. Ella no es una chica de las que echan de menos… está acostumbrada al tacto de una mano de terciopelo, como un lagarto en una ventana…El hombre de las gafas multicolores y las botas de serpiente, mintiendo con sus ojos mientras sus manos están ocupadas haciendo horas extras, una impresión jabonosa de su mujer, que se comió y donó a la seguridad social. Necesito una dosis, porque estoy de bajón.. Madre superiora, aprieta el gatillo. Cuando te tengo entre mis brazos, y siento mi dedo en tu gatillo, sé que nadie puede hacerme daño, porque la felicidad es un arma caliente. Y me derrito.

 

-Helter Skelter

 

Aquí he de decir que Paul me sorprendió. Normalmente el de las canciones cañeras era John, pero creo que el día que la compuso, mi Paulito se había pasado de rosca con el speed. O algo. Cuando llego abajo, vuelvo arriba del tobogán, después paro, giro y vuelvo a subir hasta que llego abajo y te veo otra vez. Me quieres a mí para que te ame? Me bajo muy rápido, pero estoy a millas sobre tí. Cuéntame tu respuesta! Puede que seas una amante, pero no eres una bailarina. Flipante. La primera canción punk de la historia! Por cierto, Paul la tocó en el concierto al que tuve la grandísima suerte de asistir, en Madrid en 2004, y aunque entonces él ya tenía 64 años, te ponía los pelos de punta. Es un genio.

 

-Her majesty

 

Unos irreverentes segundos ocultos al final del majestuoso Abbey Road que pudieron hacerles perder las medallas como miembros del Imperio Británico que recibieron en 1964. Arriesgadillos los muchachos. Por cierto, John devolvió la suya desde New York, cuando no le dejaban volver por supuestos asuntos de drogas. A Paul le fue mejor: le nombraron Sir 30 años después. Después de haber cantado Su majestad es una chica mona, pero no tiene mucho que decir. Su majestad es una chica mona, pero cambia a diario. Voy a decirle que la quiero mucho, pero tendría que estar harto de vino. Su majestad es una chica mona, voy a hacerla mía.

 

-I am the walrus

 

Esta canción es simplemente un “viaje” psicodélico, y más allá de la música tiene una letra, cuanto menos, curiosísima. Si de todas las canciones la letra es parte indispensable e indisoluble, en esta es totalmente imprescindible que te la traduzca para ver hasta dónde puede llegar el nivel de “locura” (o de genialidad, según por donde se mire) de unos músicos hartos de LSD. Ahí va:

Yo soy él, como tú eres él, como tú eres yo, y somos todos juntos.

Mira como corren, como cerdos delante de una escopeta. Mira cómo vuelan. Estoy llorando…

Sentado en una palomita de maíz, esperando que llegue la caravana.

Camiseta de corporación, estúpido maldito martes, tío, has sido un chico malo, dejaste que se te pusiera la cara larga.

Soy el hombre huevo, ellos son los hombres huevo, yo soy la morsa!

Señor policía de ciudad sentado, el precioso y pequeño policía, en una cola.

Mira cómo vuelan, como “Lucy in the sky”, mira cómo corren. Estoy llorando…

Sustancia amarillo crustáceo goteando del ojo de un perro muerto.

Mujer-pescado de un cangrejero, sacerdotisa pornográfica, chico, has sido una guarra, te dejaste bajar las bragas.

Soy el hombre huevo, ellos son los hombres huevo, yo soy la morsa!

Sentado en un jardín inglés, esperando al sol. Si el sol no llega, te pones moreno de estar bajo la lluvia inglesa.

Soy el hombre huevo, ellos son los hombres huevo, yo soy la morsa!

Expertos fumadores de broma, no pensáis que el comodín se ríe de vosotros?

Mira cómo sonríen, como cerdos en un establo, mira cómo hozan. Estoy llorando…

Sardinas de sémola escalando la torre Eiffel. Pingüino elemental cantando “Hare Krishna”,

tío, deberías verles dando patadas a Edgar Allan Poe.

Soy el hombre huevo, ellos son los hombres huevo, yo soy la morsa!

(coros: Todo el mundo tiene uno)

 

Sobran las palabras…

 

-I’ve got a feeling

 

Esta canción me da muy buen rollo. Es de las últimas que cantaron juntos Paul y John, pese a sus ya marcadas diferencias y las broncas que hicieron que más de una vez Ringo o George abandonaran los estudios de grabación. Ya no daban conciertos, y aunque seguían grabando discos, llegó un punto en que lo hacían por separado, cada uno grababa su parte y adiós muy buenas. Esta la grabaron juntos, los cuatro, lo que demuestra que después de tanto tiempo algún sentimiento albergaban en sus corazoncillos… Llegaron a ser los mejores, los más aclamados, llegaron a estar en la cima del mundo, empezando desde muy abajo, tocando en antros en Hamburgo, viviendo prácticamente entre ratas… Esas cosas unen, digo yo, y de todas sus vivencias juntos algo quedaría. Con el tiempo, cada cual tiró para su lado, Paul metió por enmedio a sus abogados y publicó que dejaba el grupo, dejaron de hablarse y lo que es peor: empezaron a insultarse en sus canciones. El primer disco de John en solitario, Imagine, contiene la atroz How do you sleep?, en la que le espeta a Paul lindezas como Cómo puedes dormir por la noche? Lo único que hiciste fue “Yesterday” y ahora sólo eres “otro día”… Claro que Paul le había dedicado en su primer disco una canción haciendo ver que John era un corderito a las órdenes de la japonesa… En fin, el caso es que I’ve got a feeling es para mí como fan un rayito de luz.

 

-I want you (she’s so heavy)

 

Esta me gusta, simplemente. Me parece que tiene mucho… sentimiento. Rollo sexual. Vamos, que me pone.

 

-Polythene Pam

 

Es como las primeras canciones, con sus “yeah yeah yeah” y todo, pero más cañera. ¿Has visto a Pam Polietileno? Es guapa, pero parece un tío. Deberías verla toda disfrazada, vestida con su bolsa de polietileno…

 

-Revolution 9

 

Una revolución musical en toda regla. Estamos hablando de finales de los 60, y sí, ya los Doors estaban haciendo cosas como The End, pero esto está fuera de todo lo conocido hasta entonces al menos para el público en general. Lo bueno de ser los Beatles es que muchísima gente escuchó esta canción (sus ventas eran impresionantes para la época). Lo malo: muchos dijeron que se habían vuelto locos. La drogaína…

 

-Sgt Pepper’s lonely hearts club band reprise

 

Una versión más eléctrica del Sgt Pepper’s de toda la vida. Está al final del disco que lleva su nombre, justo antes de A day in the life y los minutos “ocultos” con ultrasonidos y palabras inconexas.

 

-Tomorrow never knows

 

El título es una frase hecha, algo así como “nunca se sabe qué pasará mañana”. Es la primera canción de la historia de la música pop (no sé si es la única) tocada con un sólo acorde. Cuando George Martin, productor de los Beatles, descubrió que John pretendía componer una canción con un sólo acorde, pensó que no sonaría bien. En mi opinión es un poco disonante, pero me gusta, especialmente para momentos en que quiero evadirme. Apaga tu mente, relájala y fluye… no es como morirse… juega al juego de la existencia hasta el final…del principio. John dijo que se trata de fragmentos del Libro Tibetano de los Muertos, y en aquella época estaban inmersos en la filosofía hinduísta a través de un gilipollas en pañales de un señor (Maharishi Maesh Yogi) que al parecer no sólo quería mostrarles la paz interior vaciándoles de preocupaciones sino también vaciar sus bolsillos.

 

-Why don’t we do it in the road

 

Paul vuelve a sorprendernos tras Helter Skelter. El “chico educado” de los FabFour (como llamaban a los Beatles en su Liverpool natal, los cuatro fabulosos) se tira a la piscina con un corto pero desagarrador tema en cuya letra sólo dice: por qué no lo hacemos en la calle? Nadie estará mirándonos.

 

-Wild Honey Pie

 

Pero además de saber ser punk y desgarrador, Paul, en el mismo disco en el que firma Helter Skelter, grabó un tema ñoñísimo, Honey Pie, un poco años 20, sobre una chica que triunfó en américa como actriz y su novio inglés. Supongo que esta Wild Honey Pie es una burla de John que Paul permitió de algún modo. Es del álbum blanco, de los primeros LP dobles de la historia (junto al Blonde on blonde de Dylan). No tiene desperdicio, hasta las canciones más ñoñas son deliciosas.

 

-Within You Without You

 

Me di cuenta de que no había metido ninguna de George… el místico del grupo, el buenazo que nunca daba un ruido. A mediados de los 60 se metió en el hinduismo, y fue el impulsor de aquella famosa temporada que los Beatles pasaron en Rishikesh con el Maharishi. Ringo fue el primero en abandonar (según dice se le acabaron las latas de judías que se llevó en una maleta), y Paul se dio cuenta de que era un camelo. John volvió a Londres para terminar de separarse de su mujer y enrollarse definitivamente con la japonesa… pero George se quedó. Él estaba flipado desde hacía tiempo con la cultura hindú, que le proporcionaba paz y le inspiraba canciones como esta. En el 66 aprendió a tocar el sitar, un instrumento del que Ravi Shankar, amigo suyo, era un virtuoso (por cierto, que la hija de Ravi Shankar le ha salido cantante, es Norah Jones). Desde entonces incluyó en varios temas el sitar, uno de ellos Within You, Without you (dentro de tí, fuera de tí). Cuando me siento mística, enciendo incienso y me pongo esta canción.

 

-Yer Blues

 

Esta la he puesto (además de porque me gusta) porque aquí John tiene un tono de voz “especial”: el que le salía cuando se dejaba barba! Los que conocemos bien todas las canciones sabemos decir cuándo John o Paul llevaba barba y cuándo no. Y cuando grabó esta, llevaba. Fue cuando se casó con Yoko en Gibraltar, grabaron el “Two virgins”, que se vendió en bolsas de papel porque aparecían los dos desnudicos, la japonesa con el felpudete, y John con sus greñas, sus barbas y su “little John”… Fue también la época del “bed-in”, cuando recibían a los periodistas en una cama, con pijamas blancos, pidiendo la paz en el mundo… ¡qué tiempos aquellos!

 

-You know my name

 

Qué rayada, por tutatis! Que si sale cantando un tal Dennis O’Bell (Paul), la gallina Caponata, el Monstruo de las Galletas… Rara rara rara.

 

 

Y hasta aquí una recopilación de las canciones menos ñoñas de The Beatles. Espero que si sois amantes del grupo coincidáis conmigo en que dentro de los Beatles hay innumerables estilos, para todos los gustos. Y si no lo sois, dadles una oportunidad. Pensad que si millones de personas adoran su música (incluyendo muchos de los músicos actuales) es por algo.  

Deja tu comentario debajo