Lo que debes saber de los adornos de Navidad

Una descripción de los adornos navideños y su significado

Desde que se acercan las fiestas decembrinas todos nos damos cuenta de que en las tiendas departamentales y en cualquier florería empieza a oler a pino, se ven plantas verdes y rojas en todos lados como el muérdago o la nochebuena y hay muchos adornos como esferas, moños, regalitos, ángeles, etc.; pero, ¿cuál es su significado, para qué ponerlos en casa para las fiestas decembrinas?

Como primer lugar tenemos al árbol navideño, que tiene muchas significaciones católicas: la primera es que simboliza el pecado original, porque un árbol tenía el fruto del conocimiento que hizo que desterraran a Adán y Eva del paraíso; su segunda representación alude a la bondad de dios, porque su forma triangular simboliza el misterio de la trinidad; el tercero es que el hecho de ser un pino ya encarna la eternidad por ser un árbol perenne. Las decoraciones del arbolito tienen más significaciones: las esferas según su color representan dones divinos: las azules, arrepentimiento; las rojas, bendiciones; las doradas, alabanzas y las plateadas, agradecimiento. Las cintas o moños junto con las luces tienen dos funciones: iluminar nuestro camino en la fe y estrechar los lazos familiares. La estrella se interpreta como símbolo de que la fe guía nuestros actos toda la vida.

En cuanto a la nochebuena, es una planta originaria de México que se cree se usaba en rituales sagrados de los pueblos precolombinos; con la llegada de la evangelización, los frailes tomaron esas mismas plantas para que los ritos paganos se unieran con los católicos y fueran mejor asimilados por los conquistados, además el hecho de que sus pétalos son puntiagudos y que florece en invierno ayudó a relacionarla con la estrella de Belén.

 

 

También hay otra flor principal llamada rosa de Navidad, que según cuentan las leyendas, nació por obra de un ángel que vio una pastorcita llorar porque supo que los reyes magos llevaban regalos al Niño Dios y ella no tenía nada que darle. Entonces de entre la nieve, el ángel hizo nacer una delicada flor blanca que apareció en frente de la mujer y así pudo llevar un regalo al pesebre.

 

El muérdago viene de la tradición escandinava: el dios Balder fue protegido para que no le pasara nada ya que los otros dioses atentaban con su vida, así que su madre, la esposa del dios mayor Odín, hizo que nada pudiera dañarlo (piedras, metales, etc). Balder, para probar que era invulnerable, obligaba a los dioses a lanzarle todo tipo de cosas con el fin de que vieran que no sufría daño; sin embargo, Loki descubrió que el muérdago no entraba en el hechizo porque lo consideraron muy insignificante y fabricó una flecha que mató al dios. La esposa de Balder se enteró de lo sucedido y se murió de tristeza; desde ese día, el muérdago se volvió el símbolo del amor, así que los dioses le dieron poderes a esta planta para que quien se bese debajo de ella sea feliz con su pareja, como no pudo serlo Balder con su esposa.

Con todos los elementos antes descritos, puedes hacer de tu Navidad una de las más emblemáticas y llenas de significado que recuerdes, las tradiciones deben conservarse no por el hecho de la costumbre sino por el valor que tienen en principio, conocerlas a fondo te hará disfrutarlas más y podrás compartirlas con los que más quieres esta nochebuena.