¿Existe la ropa ideal para el trabajo?

Vestir de la forma adecuada, presentable y de acuerdo al trabajo que realizamos es de gran importancia, tanto para hombres como para mujeres, sin importar que seamos fanáticos de la moda o no. Además de una imagen adecuada, la ropa puede protegernos en nuestro entorno laboral, ya sea que utilicemos uniformes como blusas de mezclilla para dama, pantalones dockers y suéteres empresariales.

Antes de buscar un fabricante de uniformes industriales, debemos tomar en cuenta el tipo de profesión, el cargo y la formalidad de cada empleado, así como los riesgos que corren durante su trabajo. La ropa ideal para el trabajo es aquella que nos permite realizar nuestras labores cómodamente y que nos protege de los elementos de riesgo durante el trabajo; los elementos de riesgo pueden ser el frío, la posible caída de objetos, el ruido industrial, entre muchos otros que varían en cada lugar de trabajo.

Sin embargo, si no hay códigos de vestimenta o de uniformes en el trabajo y los patrones dejan a criterio personal su atuendo diario, se recomienda proyectar una imagen de acuerdo con el tipo de trabajo, olvidándonos de ropa sexy, corta, apretada, muy aguada o larga.

Ya sea que se utilicen uniformes o no, se recomienda elegir telas de moda, cómodas, frescas y lavables, como el algodón o la mezclilla, que son favorables y del agrado de la mayoría de las personas; también debemos usar la ropa de la talla adecuada, ni muy pequeña ni muy grande, así como evitar las prendas desgastadas o rotas, que le restan seriedad a nuestro atuendo.

Para oficinas con ambiente más formal, siempre podemos utilizar faldas o pantalones en tono oscuro como café, gris, negro o azul marino, blusas o camisas lisas en colores similares, suéteres lisos, de cuello abierto, cerrado o de tipo tortuga; las blusas o camisas blancas son clásicos, que podemos combinar con cualquier prenda.

Las blusas o camisas con estampados pueden utilizarse, pero deben ser muy discretos y en colores clásicos o de moda, pero sin exagerar en escote o en colores chillones; las transparencias y blusas sin mangas deben ser evitadas a menos que se utilice un saco encima. En el caso de los zapatos, debemos evitar el uso de sandalias, tenis o botas tan largas que cubran la pierna completa, los calcetines deben ser oscuros y lisos, aunque debemos cuidar que el pantalón sea lo suficientemente largo para que no se vean.

La ropa ideal es aquella adecuada para el lugar donde nos encontramos, especialmente en el trabajo; si aún no sabemos cómo vestir apropiadamente, podemos mirar a los compañeros pero añadiéndole un poco de nuestro gusto y personalidad a cada outfit.

Deja tu comentario debajo