La semana pasada la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados dio dictamen favorable al proyecto de la nueva ley de alquileres presentada por el gobierno nacional, y en breve comenzará la discusión en el recinto bajo.

La semana pasada la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados dio dictamen favorable  al proyecto de la nueva ley de alquileres presentada por el gobierno nacional, y en breve comenzará la discusión en el recinto bajo.

El nuevo proyecto modifica al proyecto que obtuviera media sanción hace aproximadamente dos años en la Cámara de Senadores. Para llegar al dictamen de comisión positivo, la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados citó a propietarios, inquilinos e inmobiliarias a los efectos de ser escuchados y poder sentar sus posiciones.

El nuevo proyecto cuenta con seguidores y detractores, según el lugar en que se encuentre cada uno. Contratos de tres años, actualización cada seis meses de acuerdo al índice de inflación publicado por INDEC, y la variación de los salarios, y la ampliación a la aceptación de otros tipos de garantías, como por ejemplo las bancarias, por parte de los propietarios, ha generado revuelo y polémica.

Algunos de los artículos más sobresalientes del proyecto son los siguientes:

  • Vigencia de los contratos:

El art. 5° del proyecto reza: “El contrato de locación de inmueble, si carece de plazo expreso y determinado mayor, se considerará celebrado por el plazo mínimo legal de tres años en locaciones destinadas a vivienda y de dos años para cualquier otro destino”. Cabe recordar que actualmente, los alquileres destinados a vivienda se celebran por dos años.

 

  • Garantías:

El punto que versa sobre las garantías es quizás uno de los más polémicos del proyecto, y el que más incertidumbre representa para los inquilinos. El texto del proyecto obliga a los propietarios a aceptar alguna de las siguientes alternativas: garantía real, aval bancario, seguros de caución, garantía personal con certificado de ingresos, esto es, recibo de sueldo, o garantía de fianza.

  • Actualización del precio del alquiler.

El artículo 12 del proyecto estipula una actualización semestral, para los cual se utilizará “un índice conformado con IPC y el coeficiente de variación salarial”.  Es decir, que para dicha actualización semestral se deberá considerar el salario promedio de los trabajadores y el índice de inflación, para evitar un desfasaje con lo estipulado en el contrato.

  • Registración ante AFIP.

Según lo establecido por el proyecto, los contratos deberán ser registrados ante AFIP: “Sólo los contratos de locación registrados serán oponibles a terceros, contarán con fecha cierta y podrán ser utilizados como instrumentos válidos para el inicio de acciones judiciales”.

  • Costos inmobiliarios.

De manera conteste con lo establecido por el proyecto aprobado por la legislatura porteña, el proyecto presentado por el gobierno nacional establece que la comisión debida a la inmobiliaria deberá ser abonada por el propietario, así como los gastos de certificación de firmas, y cualquier otro gasto en el que incurriera el intermediario en el perfeccionamiento del contrato.

Gervasio Muñoz, de Inquilinos Unidos, la entidad que nuclea y defiende los derechos de los locatarios, expresó respecto al proyecto: “Ahora somos nosotros quienes decidimos por nosotros, y no es más el mercado inmobiliario. Ellos vienen a defender el negocio de los propietarioses mentira que son intermediarios, que tienen solo un interés que es cuidar al propietario. Nosotros los inquilinos sabemos qué es mejor para nosotros, vamos a lograr que se regule el precio del alquiler, que la comisión en todo el país la pague el dueño, el mercado inmobiliario no va a decidir más por nosotros”.

Fuente: https://www.sramascopadilla.com.ar/blog/la-ley-de-alquileres-sera-debatido-en-diputados-130.html