Las principales causas de la eyaculación precoz son de origen psicológico o conductual. Algunos factores como el estrés, un período de ansiedad o el miedo a no estar a la altura sexualmente provocan la aceleración del reflejo eyaculatorio.