El origen de la celebración del 14 de febrero

La historia de la celebración del Día del Amor y la Amistad

Cada año celebramos en México el Día del Amor y la Amistad, algunos lo conocen más con su versión anglosajona de Día de San Valentín; pero, pocos saben cómo surgió esta celebración y por qué se hace el clásico envío de flores o regalos a la persona amada.

 

El origen de la celebración del 14 de febrero se remonta a dos orígenes principales: el pagano y el religioso, los cuales se explican enseguida.

 

Origen Pagano: las Lupercales

 

Los romanos, cada 15 de febrero lo celebraban en honor a Lupercus, protector de los pastores y los rebaños, y como un homenaje a la loba que alimentó y mantuvo vivos a Rómulo y Remo, los gemelos que fundaron Roma. Esta festividad tenía que ver con la fertilidad y la protección contra cualquier mal y se hacía de la siguiente forma: los habitantes del imperio salían a las calles para recibir a los representantes de Lupercus, quienes eran preparados con un ritual pagano en una cueva con ropas hechas de piel de animales; después, estos personajes salían a las calles a golpear personas con unos látigos especiales, quienes recibían un azote tenían buena suerte en todo el año. Al contrario de lo que se piense, tener un moretón causado por estos hombres se consideraba una enorme bendición.

 

 

 

Origen religioso: el Día de San Valentín

 

Aproximadamente por el año 268 d.C., el emperador romano Claudio II estaba en guerra con diferentes pueblos; por ello, decidió que ninguno de sus soldados tenía el derecho de casarse ya que las esposas disminuían el rendimiento de los militares. Entonces, un presbítero de nombre Valentín sabía que los soldados igual tendrían mujeres y para evitar que vivieran en pecado, comenzó a casarlos en secreto. Claudio se enteró y lo capturó, acto seguido, fue sentenciado a muerte. Mientras esperaba ser ejecutado, estuvo recluido en una celda donde lo visitaba una muchacha llamada Julia, hija del carcelero, de quien se enamoró profundamente. El día en que murió, antes de subir al patíbulo, dejó una carta de amor que según se cuenta terminaba con las palabras “De tu Valentín”. Ella agradecida le llevó flores a su tumba en señal de que le tendría un amor más allá de la muerte. El Papa Gelasio para glorificar esta bonita historia, pero esencialmente para evitar que se celebrara el ritual pagano de las Lupercales, dictaminó en el año 498 d. C. que debía ser el 14 de febrero un día en honor al hombre, que lo último que hizo en la vida fue escribir una carta de amor: San Valentín.

 san valentin

 

 

En la actualidad, seguimos celebrando esa fecha, pero sin el sentido ritual del origen pagano o la religiosidad que se instituyó en los primeros siglos de vida de la iglesia católica. Continuamos con los festejos de este día sólo para darle algo especial a quien nos importa y de esta manera elogiar la amistad o el amor que nos ha brindado.