Me declaro un fanático del café. Cuando no tomo mi café de la mañana, un velo de tedioso cansancio se adueña de mi ánimo.