La utilización inmoderada de bebidas alcóholicas de los adolescentes y sus implicaciones

La incertidumbre acerca de los fármacos/drogas es no es pequeña y hay motivos para ello. Distintos análisis de psicólogos explican que los adolescentes o jóvenes consumen alcohol, básicamente por tres razonamientos.

La intranquilidad sobre el tema de las drogas/fármacos es preocupante y así debe ser. Pero frecuentemente, la inquietud por las substancias alcohólicas se olvida. Muchas veces en el nucle familiar, los progenitores no consumían marihuana o cocaína, aunque casi siempre si se mostraba algo de bebida alcohólica.

En muchas ocasiones, nos inquietamos por los resultados de las substancias alcohólicas solamente cuando se procucen accidentes de tráfico (que generalmente ocurren con los más jóvenes, aunque no pensamos en los efectos de beber substancias alcohólicas en muchas ocasiones.

Distintos análisis de profesionales de la psicología aprecian que los jóvenes) substancias alcohólicas , esencialmente por tres razonamientos:

Por consecuencia del efecto procedente del uso. Ansían obtener una situación anímica más deseable y, casi siempre, el joven requiere de este efecto con el objetivo de “llegar” a un adolescente o joven, con la meta de ser más afable y en total calma en medio de compañeros.

El “deseo” de beber substancias alcohólicas para notar ser valorado por el grupo.

El argumento que más se suele a usar para justificar el uso es: “Todos lo hacen!”

Con motivo de que están en una fase de identificación y exploración de la personalidad, los más jóvenes que se identifican con este grupo suelen usar las mismas acciones que el grupo juvenil.

Lamentablemente, algunos progenitores tienden a beber alcohol junto con el hijo, porque conjeturan que esta forma de actuar puede controlar al hijo. Pero están equivocados en sus pensamientos.

Los hijos en la adolescencia, no son amigos de los progenitores.

La idea del grupo de psicólogos de  http://www.barcelonapsicologo.net , es que el discurso debe llevarse a cabo como forma de hacer adecuada para vigilar y evitar situaciones que pueden ser poco adecuados. Primeramente, porque los padres piensan que los jóvenes son magnificos amigos que tienen de todo (lo que no es verdadero). También ha que tener presente, cuando los jóvenes creen que los progenitores son “colegas”, la autoridad puede ser debilitada en este forma de actuar, porque los “amigos” no imponen órdenes.

Beber alcohol puede conllevar una adicción para escapar de la crisis de la familia, donde su actuación es prácticamente inexistente, ya que no pueden intervenir nada ni ser oídos.

Tenga en cuenta, así mismo, si usted como progenitor emplea más reparos que aclamaciones, o muchas veces compara a su hijo con su hermano (los razonamientos solamente ayudan a reducir la autoestima, que en esta edad ya cambia excesivamente.

Los contextos de malestar, como en los que el adolescente percibe que no puede alcanzar las esperanzas de los padres, conllevan a aproximarse más y más a los compañeros, separándose de los padres y, consecuentemente, utilizando la bebida alcohólica como un escape.

En este momento, aparece un gran temor por parte de los padres a usar la autoridad. En muchas ocasiones, la distancia entre el padres y el hijo es tan grande, que estos padres se sienten culpables por expresar “NO” cuando lo precisan con la colocación de límites.

Algunos padres no tienen claro la autosuficiencia de estos hijos con madurez y responsabilidad. Los hijos pueden tener independencia para conducir su vehículo particular, obtener fantásticas.

A veces los progenitores, ellos mismos piensan que comentar estos conflictos sobre beber alcohol no es opcional, que las bebidas alcohólicas no es una droga, ya que son muchos los que no beben o no les importa. Nuestros diagnósticos como psicólogos consideramos que se debe dialogar con el adolescente; es básico!

Desde nuestras valoraciones de www.barcelonapsicologo.net, vemos que el uso de las bebidas alcohólicas puede provocar en una rápida adicción y en ese momento debe ser tratado como tal.

Los procedimientos contra el alcoholismo abarcan programas de desintoxicación efectuados por asociaciones especializadas. De este modo puede requerir la estancia del paciente durante un periodo indeterminado, bajo la supervisión en hospitales preparados donde prescriban determinados medicamentos para contrarrestar el síndrome de abstinencia.

Posteriormente al período de desintoxicación, puede someterse al paciente a diversos procesos de terapia de grupo o terapia individual para tratar en conflictos psicológicos de fondo que hayan podido conducir al paciente a la bebida. Es posible ayudar al programa con terapias que conlleven al paciente a evitar la bebida mediante fármacos que generan grandes resacas si se bebe alcohol.

Deja tu comentario debajo