Motivos de la soledad en las personas

Habría que diferenciar por soledad, las personas que están solas o las que se sienten solas, básicamente son cuatro las causas que producen la soledad, en estas lineas veremos de que se trata en cada tipo de soledad y comentaremos las fórmulas para paliarla y vencerla lo antes posible.

Hay muchas personas que se encuentran solas, y muchos remedios para combatir esa soledad. Sin embargo, existen diversos tipos de soledades y es importante saber cuál de ellos nos afecta para conocer, en cada caso, la solución más idónea. Si examinamos con cuidado el tema, encontramos al menos cuatro tipos básicos de soledad: real, neurótica, artificial y existencial.

– Soledad real. Es la que padecemos por la ausencia de personas emocionalmente importantes para nosotros (familia, pareja, amigos). Constituye una especie de aislamiento objetivo que se debe generalmente a circunstancias transitorias (muerte de seres queridos, desconexión del entorno, por enfermedad, viajes), cambios de ambiente (escuela, trabajo, domicilio), contingencias de la vida (divorcio, casamiento de los amigos).  Este tipo de soledad acaba cuando el sujeto restablece o renueva sus relaciones afectivas.

– Soledad neurótica. Es la que sentimos como consecuencia del desamor y los traumas infantiles, debido a los cuales nos encontramos inseguros, aislados y tristes aunque  hallan en nuestro alrededor muchas personas que nos valoren y nos quieran. Simplemente, no podemos creerlo, no sabemos disfrutarlo, y nos sentimos solos e incomprendidos. Es como morirnos de sed en medio del río. Este tipo de soledad sólo puede ser superada, en general, con ayuda psicoterapéutica. 

– Soledad artificial.  Los valores y expectativas sociales nos hacen sentir desdichados cuando, por alguna razón no las alcanzamos. Por ejemplo, si tu familia te inculcó que la soltería o el divorcio son “desgracias de la vida”, entonces, si sigues soltero o te divorcias, te sentirás fracasado y solo… ¡incluso aunque, en el fondo, te guste vivir así! Igual hay que decir de la forma de vida imperante -competitivo, consumista, alegre, superficial, etc.-: si no eres como los demás, te sentirás totalmente solo. La soledad artificial se arregla simplemente rebelándonos contra los prejuicios adquiridos, admitiendo y ejerciendo nuestra verdadera identidad, y relacionándonos con personas más afines a nosotros.

– Soledad existencial.  Esta clase de soledad, aparece del hecho de que cada uno de nosotros es una  subjetividad completamente diferente de los otros -como una huella dactilar-, de modo que todos vivimos intrínsecamente “a solas” e incomunicados de los otros -nadie puede sentir mi propio dolor de muelas-. Por otro lado, como somos animales pensantes que nos damos cuenta de todo, sufrimos un angustioso e irremediable desamparo de origen intelectual. El resultado es esa soledad, inherente a nuestra condición de seres vivos y pensantes, es la más fuerte e incurable de todas. Existen, desde luego, algunos paliativos que nos ayudan a sobrellevarla: el amor, el arte, la procreación, las religiones, la sabiduría… En todo caso, el secreto es aceptarla tal como viene y no dejar que nos paralice sino, al revés, convertirla en nuestro principal aliciente para disfrutar de la vida.  

Psicologos en Madrid

Psicologos en Madrid

Deja tu comentario debajo