SÍNTOMAS DE LA ANOREXIA

La anorexia la podemos definir como la pérdida del apetito para perder peso de forma rápida mediante la restricción de la ingesta de alimentos especialmente aquellos con alto contenido calórico.

La evolución de una sociedad que se basa en los principios del consumo y el culto al cuerpo, está propiciando que muchas veces personas de débil personalidad y capacidad mental no sepan poner límites entre el placer por el culto al cuerpo y la obsesión.
Uno de los problemas que más está afectando hoy en día, sobre todo en el lado femenino es la anorexia. La anorexia la podemos definir como la pérdida del apetito para perder peso de forma rápida mediante la restricción de la ingesta de alimentos especialmente aquellos con alto contenido calórico.
Como toda enfermedad, esta sufre una evolución desde los primeros síntomas hasta que se desarrolla por completo, por lo que es interesante reconocer los primeros síntomas que pueden ayudar a cortar el problema de raíz en los primeros indicios. La enfermedad se caracteriza por esa pérdida de peso y una propia percepción errónea del nuestro.
Algunos de los principales síntomas que podemos advertir son los siguientes.
•    Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo adecuado para la edad y talla del enfermo.
•    Miedo al aumento de peso o a la obesidad incluso cuando el peso se encuentra por debajo de lo recomendable.
•    Percepción distorsionada del cuerpo, su peso y proporciones.
•    Ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos en las mujeres (amenorrea). Los anoréxicos pueden experimentar una serie de síntomas muy variados: estreñimiento, amenorrea, dolor abdominal, vómitos, etc.
•    Preocupación excesiva por la composición calórica de los alimentos y por la preparación de los alimentos
•    Constante sensación de frío
•    Reducción progresiva de los alimentos
•    Obsesión por la imagen, la báscula, los estudios y el deporte
•    Utilización de trampas para evitar la comida
•    Hiperactividad
Por ello si ve que está sufriendo algunos síntomas, o alguien de su entorno, ponga la luz de alarma y comience a actuar antes de que sea demasiado tarde.