Cómo estar guapa en San Valentín

Lo tienes todo preparado, el lugar, la compañía, el regalo… Impaciente por disfrutar de tu cita de San Valentín, no puedes olvidar un detalle esencial, tu imagen.

Por eso, cuanto antes empieces a prepararte para ese día, más contundentes serán los resultados. No dejes tu imagen en manos de la improvisación, las prisas no serán buenas consejeras en esos momentos tan especiales.

Tómate tiempo para decidir tu vestuario y el maquillaje que te vas a poner ese día. Como principio básico, huye de las estridencias y busca una combinación armónica, natural y elegante entre ambos. Es cierto que San Valentín es un acontecimiento ligado a la seducción pero mide bien cómo jugar con este elemento para no caer en excesos. Los resultados serán los opuestos a los deseados.

Así, te recomendamos tener muy en cuenta el lugar y el entorno en el que se celebrará la cita para elegir cómo irás vestida. No te disfraces, ni intentes imitar el estilo de otra persona.

Siendo tú misma es como más seductora resultarás. Y no desdeñes la comodidad, hay prendas que permiten ir un poco más allá pero que no limitan tu movilidad.

Lo mismo te sirve para el maquillaje. Es cierto que el color rojo de identifica con San Valentín pero no a todas nos favorece. Si no quieres renunciar a él, busca la tonalidad que mejor encaje con el tono de tu piel. Y juega a destacar aquel rasgo de tu rostro del que te sientes más orgullosa (ojos, boca, pómulos…). Esta técnica es mucho más efectiva que hacer una amalgama generalizada.

Deja tu comentario debajo