Efectos secundarios y contraindicaciones del botox

Seguro que conoces más de un caso de personas que se han hecho un tratamiento de botox para eliminar sus arrugas.

Se trata del tratamiento más generalizado y sus defensores son muchos. Lo cierto es que es muy eficaz para rejuvenecer, aunque como siempre, hay que tomar todas las precauciones que estén en nuestra mano. No suele provocar graves problemas, pero no siempre es lo que se esperaba.

Una de las situaciones que se deben evitar es la que tiene que ver con una infiltración en grandes cantidades. Por ejemplo, para tratamientos en el cuello. En estos casos, puede generarse una reacción del organismo, creando sus propias defensas. La consecuencia es que se anula la acción de la bacteria y los efectos buscados no se consiguen.

También puede ocurrir que, en dimensiones excesivas, se vean afectados otros músculos. Un caso típico es el de las personas a las que se les queda una ceja más alta que otra. Aun reconociendo lo molesto de esta experiencia, hay que tranquilizar a los usuarios porque se trata de algo temporal. La simetría se recupera en unos meses, en cuanto la bacteria deja de actuar.

Porque, sin duda, la temporalidad es una de las ventajas e inconvenientes del botox. Quienes son contrarios a esta técnica alegan que para mantener los efectos hay que inyectarse regularmente. Pero, a la hora de hablar de los problemas, lo mejor es que estos desaparecen también en unos meses.

En todo caso, hay que insistir en que la clave es ponerse en manos de expertos y consultarles ante la más mínima duda.

Deja tu comentario debajo