Caminos Desencontrados

Una breve composición a partir de un hecho que deja cicatriz. Dedicado a mi ex pareja quien me ha regalado los momentos mas hermosos de mi vida.

Tan solo te imagino fuera de mi vida y mis dias son tan amargos como ajenjo.

Mis noches tan largas como una carretera sin destino.

Mis mañanas tan vacías como arbol de otoño.

Ya lo estas, ya no estas. 

Tu ausencia me sumerge ahora en un paisaje donde las sombras no duermen. La mente es hostigada y la conciencia agota su discurso ante la demandante soledad.

Mis dias no tienen sol, mas no puedo ver tus ojos brillar.

Mis noches no tienen luna, mas tu  sonrisa dejo de reflejarse en ella.

Mis mañanas son frias, mas tu calida voz ceso en un silencio infinito.

Separarnos es tan dificil como tenerte a mi lado.

Queres algo que no puedo darte. Aun asi solo a mi me lo pedis.

Nuestras historias son tan diferentes y desencontradas como una paloma a la deriva buscando amar a ese oso ermitaño amparado en la singularidad del bosque hundido en un abismo desbordado en resignacion. Nuestro terco y obstinado amor no puede asumir esto y lleno de esperanzas nos  empuja tan fuertemente como una ola al eventual reconcilio.

Asi, el amor que nos concierne, desnuda y humilla nuestras mentes dejando que solo nuestros corazones hablen en lenguas tan intangibles como constelaciones en una galaxia congestionada de estrellas.

Nuestro amor arde como una tormenta solar aumentando la temperatura de nuestros cuerpos fusionados en las llamas del sudor en una noche de pasion.

Dejamos una huella carnal entre sabanas bajo la humeda madrugada. Un hermoso recuerdo mas será solamente si el final lo rige la razon. La misma me deja solo la opcion de asumir.

No somos para nosotros mismos. No soy para vos. No sos para mi.

Una vez mas esto prueba que el amor no elige, no selecciona, no espera, no anuncia, no respeta, no discrimina.

El amor inesperadamente llega como una flecha disparada desde un plano inexplicable. Y a quien traspase caera en el trillado pero real hechizo de atraccion incondicional.

Que confuso e injusto por parte de “ese” cupido al intentar unir dos seres tan distantes en el tiempo y el pensamiento, como si se tratara del agua y aceite.

Es cuestion de asumir.

Es una cuestion de decisión.

Es cuestion de levantarse y seguir hacia un nuevo sendero.

Mas no quedaran solo recuerdos. Memorias de los momentos magicos que nuestra mente conservara en lo mas profundo del corazon hasta el ultimo dia.

La vida trasciende y todo lo vuelve relativo.

No es cuestion de olvidar, mas bien de atesorar los momentos maravillosos, aprender de los momemtos de riña y entender nuestros disociados caminos. Asi las experiencias nos guien como exelentes maestras en una proxima posible historia de amor.

Cristian J. Roldan

Deja tu comentario debajo