Hace algunos años, en Río de Janeiro, escuché a un joven decir en la televisión que “la Esperanza había muerto”. No soy poeta. Pero tomé una lapicera y osé escribir estos simples versos, después musicalizados por el maestro Vanderlei Alves…