La Humildad valiente

Hemos estudiado, sin prisa, los Siete Flagelos descriptos en el Apocalipsis*¹ y a partir de ellos hemos llegado a muchas partes afines, en la Biblia Sagrada, desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. No nos apuramos con ese aprendizaje. El Libro de la Revelación estaba ahí desde hace prácticamente dos milenios. Todo nuestro cuidado es para grabarlo en sus almas y, también, para mostrar que todo está ecuménicamente permeado, pues esa relación no es solamente entre los textos bíblicos, sino, con todos los Libros Sagrados del mundo, porque finalmente, somos criaturas de un único Creador. Y cada uno llegará, con rapidez o no, al Padre Celestial, de acuerdo con su merecimiento, su visión de las cosas. De ahí surge el Ecumenismo Total, ya que no concebimos que alguien obligue impunemente a otra persona a creer en lo que no quiere o no puede creer. Al presentar, en forma improvisada, un capítulo más de la serie radial El Apocalipsis de Jesús para los Simples de Corazón (grabación original de 1991), el Presidente-Predicador de la Religión de Dios y de la Política de Dios, José de Paiva Netto, destaca nuevamente las lecciones del Apóstol San Pedro sobre el valor de la humildad y del trabajo en la obra cristiana. Otro punto relevante de la prédica, que cierra la serie especial dedicada a los Diáconos del Cristo y la Política de Dios, es la importancia de unir al patrimonio de la experiencia de los más grandes, la energía dadivosa de los más jóvenes.

Mis Amigos y mis Hermanos, a veces me preguntan:

— Hermano Paiva, ¿por qué Usted predica el Apocalipsis? En un mundo así, tan atribulado, nosotros somos testigos de su cuidado para con el tema…

Me quedo pensando dónde obtener una respuesta segura para los que me hacen tal pregunta. Entonces, recuerdo el Evangelio del Cristo. Está allí la cuestión del tributo, en un cierto pasaje en que Jesús dice:

Da a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios (Evangelio de Jesús, según San Mateo, 22:21).

Es lo que estamos haciendo aquí: dando al Padre Celestial lo que es de Él, de forma que lleguen a Sus criaturas las divinas enseñanzas de manera más simple.

Hemos estudiado, sin prisa, los Siete Flagelos descriptos en el Apocalipsis*¹ y a partir de ellos hemos llegado a muchas partes afines, en la Biblia Sagrada, desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. No nos apuramos con ese aprendizaje. El Libro de la Revelación estaba ahí desde hace prácticamente dos milenios. Todo nuestro cuidado es para grabarlo en sus almas y, también, para mostrar que todo está ecuménicamente permeado, pues esa relación no es solamente entre los textos bíblicos, sino, con todos los Libros Sagrados del mundo, porque finalmente, somos criaturas de un único Creador. Y cada uno llegará, con rapidez o no, al Padre Celestial, de acuerdo con su merecimiento, su visión de las cosas. De ahí surge el Ecumenismo Total, ya que no concebimos que alguien obligue impunemente a otra persona a creer en lo que no quiere o no puede creer.

Los flagelos ya se están derramando sobre el mundo

Venía demostrando, en el capítulo anterior, la relación de diversos pasajes bíblicos con los flagelos, que debemos estudiar para entender el Libro de las Revelaciones. Además, es imprescindible estar afirmados en el Cristo Jesús para aprender siempre más, como podemos observar en la Primera Epístola de San Pedro, en el capítulo 5º, que leeremos más delante, en forma íntegra, tejiendo comentarios, la cual recomienda humildad y vigilancia. Él nos advierte:

— Si fuéramos sobrios y vigilantes, lo maligno, que anda a nuestro alrededor, por todas partes, el adversario que nos ronda como un león que ruge buscando a alguien para devorar, nada conseguirá con nosotros, porque resistiremos ante él, firmes en la Fe, seguros de que sufrimientos iguales a los que pasamos, o podremos enfrentar, se están cumpliendo en la hermandad esparcida por el mundo.

Consideramos a toda la Humanidad como nuestros hermanos. Es el Ecumenismo sin restricciones, un paso adelante del Total; por lo tanto, no solamente entre los Seres Humanos, sino también entre estos y los espirituales, que existen, a pesar de ser aún invisibles a los ojos físicos. El Mundo de los Espíritus es una realidad, sino ¿dónde estarían Jesús y los seres queridos que, un día, esperamos reencontrar? Nosotros, los que nos encontramos todavía en la Tierra, no podemos cerrar nuestro futuro a perspectiva tan maravillosa. La Vida es eterna.

Así, afirmados en esa Confortante Fe que nos diviniza, siendo humildes ante la poderosa mano de Dios, para que, en tiempo oportuno, Él nos exalte, seguimos el consejo de Pedro, entregando al Padre Celestial todo nuestro temor, porque Él ha cuidado de nosotros con Su Divina Misericordia. Los Flagelos pueden dejar ansiosa a mucha gente. La gente se acostumbró mucho a pensar en el Apocalipsis como algo que todavía va a pasar. ¡No! Se viene cumpliendo desde el tiempo de San Juan Evangelista. El sensitivo exiliado en Patmos, por orden de Domiciano, escribió para su tiempo y para el futuro, y sobre él estaba vibrando la misma inspiración de Dios que vino, por ejemplo, a los profetas Ezequiel y Daniel. En el Libro de la Revelación está la influencia, la presencia de otros magníficos profetas; finalmente, tampoco dieron mensaje de sí mismos. El propio Daniel declaró humildemente que había recibido la profecía, pero no la entendía. Es porque no era de él, y, en el momento adecuado, la comprendería, en la vida física o ya en el Plano Espiritual.

Libro de Daniel, capítulo 12, versículos 8 y 9:

8 Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío. ¿cuál será el fin de estas cosas?

9 Él respondió: Ve, Daniel, porque estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.

Les he traído para estudiar el capítulo 5º de la Primera Epístola del gran Pescador de Galilea, porque allí hay varios consejos para los jóvenes, ancianos, Presbíteros, Diáconos y Apóstoles, pues existe la constante necesidad de que se realice el auxilio material paralelamente al espiritual. El cuerpo tiene que subsistir, es la morada de nuestro Espíritu, incluso antes que el techo que nos protege de las intemperies del clima. Incluso, no todos poseen ese abrigo físico, una residencia digna, en este mundo, y eso un día va a tener que cambiar, mediante el Amor, o por la acción correctiva del Maestro Dolor.

Auxilio material para el cuerpo y espiritual para el Alma

Nuestra primera morada, desde el útero materno, es nuestro cuerpo, que tiene que ser bien tratado, no con delirio, aquellas exageraciones de las modas de los pseudo tratamientos de salud. Sin embargo, como hay necesidad del amparo material, la vida exige también el auxilio espiritual, que es muy necesario, conforta en la hora del dolor e impulsa a la victoria. Y así tenemos la Caridad Completa, de que nos habla el primer tomo de las Directrices Espirituales de la Religión de Dios*². Adquieran los tres tomos de esa colección y aprenderán mucho, llevando bastante subsidio para el análisis de su propio Espíritu, y ayudando a la Religión de Dios a sobrevivir, a hacer el Bien, liberando a las masas de los prejuicios fatales causados por el desconocimiento de las cosas eternas, que están siendo expuestas al pueblo, por la Revolución Mundial de los Espíritus*³, anunciada por el recordado fundador de la LBV, Alziro Zarur (1914-1979), en diciembre de 1949.

La verdad es que no somos sólo cuerpos, sino, gracias a Dios, Espíritus eternos. Entonces, como nos enseña San Pedro, seamos fuertes en nuestro apostolado, en nuestro presbiterio, en nuestro diaconato, en nuestros servicios de predicar y de atender a los que necesitan de auxilio, que son un número sin fin, hasta hoy. Y así crearemos merecimiento para sobrevivir a los Flagelos creados por la insensatez humana y, por la misericordia de Dios, anunciados por Jesús en el Apocalipsis, para que, cambiando nuestro comportamiento, de verdad, sobrevivamos a ellos. Porque el último Libro de la Biblia nos aconseja entregar nuestras ansiedades al Padre Celestial, que seamos humildes ante Su poderosa mano, porque Él ha cuidado de nosotros.

La experiencia de los más grandes unida a la energía de los jóvenes

Ahora bien, vamos entonces, una vez más, a la lectura total, con algunos pequeños comentarios, del capítulo 5º de la Primera Epístola de San Pedro. A propósito, creé en la Legión da Buena Voluntad el CA 2000 (Colegio de Asistentes de la Directoria), formado por jóvenes y veteranos, trabajando juntos para fortalecer la administración de la LBV Mundial. Entonces, dejen lo que estén haciendo, por más importante que pueda parecerles. Siéntense, por favor, y escuchen atentamente este mensaje educativo del Apóstol San Pedro:

Los deberes de los más experimentados y de los jóvenes: Humildad y vigilancia.

1 Advierto a los presbíteros que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de las aflicciones del Cristo, y participante de la gloria que se ha de revelar.

Ahora vienen las instrucciones para los Políticos de Dios que cuidan primero el Alma y después el cuerpo, pero no según esa historia de “Cuida sólo del Alma y deja pasar hambre”. ¡Así, no! In medio virtus, decían los antiguos: la virtud está en el equilibrio. En lenguaje moderno, afirmó Zarur:

Alcanzar el equilibrio es la meta suprema. El Bien nunca será vencido por el mal.

La Herencia Divina

Vamos entonces a las ordenanzas de San Pedro Apóstol, a los Políticos de Dios, aquellos que van a hacer la gran transformación de este Planeta, de la categoría de expiación a la de regeneración. Por eso es que estamos aquí en la Tierra, trabajando con la Fe que Realiza imbatible en Jesús, el Estadista de la Humanidad.

2 Apacentad el Rebaño de Dios que está entre vosotros, cuidando de él, no por la fuerza, sino voluntariamente, ni por torpe ganancia, sino con ánimo listo;

3 no como teniendo dominio sobre la herencia de Dios, sino sirviendo de ejemplo al Rebaño.

Estoy seguro de que ustedes, ahí en casa, ya buscaron la Biblia para acompañarme. Y vale la pena repetir ese tercer versículo, que es bien apropiado a los Políticos de Dios. Es necesario que se abra un directorio espiritual que respete al mayor Político de la Tierra, que es el Cristo.

Veamos: no como teniendo dominio sobre la herencia de Dios, sino sirviendo de ejemplo al Rebaño. Exacto: somos la herencia de Dios, no tenemos dominio egoísta sobre ella, el Creador es el que ejerce soberanía sobre nosotros, un imperio de generosidad que precisamos descubrir, y que se encuentra tan próximo, porque está dentro de nuestro corazón (El Reino de Dios está dentro de vosotros, Evangelio de Jesús, según San Lucas, 17:21).

4 Y cuando aparezca el Gran Pastor, alcanzaréis la corona incorruptible de la gloria.

¿Quién es el Gran Pastor? ¡Jesús!

5 Igualmente, ustedes, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos sujetos unos a otros, y revestíos de humildad, porque Dios resiste a los soberbios, y da gracias a los humildes.

Me acuerdo de un antiguo pensamiento mío que, creo, resume la enseñanza del hermano del Apóstol Andrés, en el versículo 5º, que acabo de citar: “Debemos unir el patrimonio de la experiencia de los más grandes a la energía dadivosa de los más jóvenes”, esto es, intercambiar conocimientos y actuar, bajo la inspiración decisiva del Amor Fraternal y del espíritu de disciplina indispensable. Enseñaba el Hermano Zarur que “no puede haber progreso en el desorden”. ¡Exacto!

Aprender a servir

Quien no es realmente humilde no se sustentó, no se sustenta y jamás se afirmará en la Religión de Dios, en la Legión de la Buena Voluntad, en el Partido de la Buena Voluntad y en el Centro Espiritual Universal de la Religión Divina.

Preguntó, cierta vez, el viejo padre Antonio Vieira: “¿Quién vio ya caer a un humilde?”

Pero, volviendo al Apóstol San Pedro:

6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que, a su tiempo, Él os exalte.

Quien se humilla será exaltado, dice Jesús. Sea el mayor o el menor, ésto es, aquel que sirve a sus hermanos. Quien, en la LBV Mundial, quisiera dirigir algún sector, tiene antes que aprender a servir. Fue la orden que pasé a los jóvenes del CA 2000, formado por el DA*4 veterano y por DA 2000. Alguien que no sea humilde (no dije cobarde, ya que la humildad debe ser, por sobre todo, valiente) no podrá mandar un segundo en cualquier sector legionario de la Buena Voluntad.

Para analizar el versículo 7º, precisamos volver al anterior:

6 Humillaos, pues,- dice Pedro – bajo la poderosa mano de Dios, para que, a su tiempo, Él os exalte;

7 entregando a Él toda vuestra ansiedad, porque Él cuida de vosotros.

Cuando, peleando por el crecimiento de la Obra Divina, nos sentimos amenazados por la angustia, ante la dificultad que algunos ponen en el camino de las personas que quieren realizar el Bien, recordemos a Dios y a los que Lo aman, entreguémosle los problemas, y el Padre Celestial manifestará la solución a través de aquellos que realmente Lo respetan, pues quieren la felicidad de sus semejantes. Es la acción de la Sociedad Solidaria, esto es, de los que se unen por un ideal superior y no creen en obstáculos insuperables, porque están con Dios.

8 Sed sobrios, vigilad; porque el Diablo, vuestro adversario, anda alrededor, rugiendo como un león, buscando a quien pueda devorar;

9 al cual debéis resistir, firmes en la fe, sabiendo que las mismas aflicciones se cumplen entre vuestros hermanos y en el mundo.

En ese versículo, el Apóstol nos está enseñando a resistir a Satanás y no a temerlo. “¡Ah! ¡que lucha! ¿Cómo va a ser eso?” Ya dice el Cristo:

A cada día ya basta su mal. (…) Quien persevere hasta el final será salvo (Evangelio de Jesús, según San Mateo, 6:34 y 10:22).

Luchar por Jesús en la Tierra es tener la mayor alegría

Y, terminando, San Pedro nos ofrece sus votos y saludos finales:

10 Mas el Dios de toda gracia, que, en Cristo, os llamó a Su gloria eterna en Jesucristo, después de haber padecido un poco de tiempo, Él mismo os perfeccionará, confirmará, fortificará y fortalecerá.

Padecer por Jesús, en la Tierra, es tener la mayor alegría; los que lloran hoy, mañana serán felices, conforta el Divino Amigo en Su Evangelio a los Apóstoles y Discípulos.

11 A Él sea la gloria y el imperio, para todo, siempre. Amén.

12 Por conducto de Silvano, vuestro Hermano fiel, os he escrito brevemente, exhortando y testificando que ésta es la verdadera gracia de Dios, en la cual estáis firmes.

13 La iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros, y Marcos, mi hijo, os saludan.

En cuanto a Marcos, se trata del secretario del Apóstol San Pedro que, en el segundo Evangelio, registró palabras, ejemplos y luchas del Divino Maestro, porque el Evangelio es de Jesús, no es de aquellos que se esfuerzan para retratarlo. Él quiere decir Buena Nueva, y quien la trajo de Dios fue realmente el Excelso Jefe de todos nosotros. Los cuatro evangelistas fueron sólo privilegiados reporteros.

Y, con estas palabras, el Gran Pescador de Galilea termina su mensaje:

14 Saludaos unos a los otros con un beso de caridad. Paz sea con todos vosotros, que estáis en Cristo Jesús. Amén.

¡Dios Está Presente!

¡Viva Jesús, el Cristo Estadista, que ya viene, en nuestros corazones para siempre!

Gracias por la atención de todos. Hasta el próximo encuentro.

_____________

*¹ El significado de “Los Siete Flagelos”, mencionados en el Apocalipsis del Cristo, bien como su relación con “La Institución de los Diáconos”, episodio de los Hechos de los Apóstoles de Jesús, se encuentran en las ediciones anteriores de la revista Jesús Está Llegando nº 51, a partir de la edición nº 46, en las sesiones Editorial y Apocalipsis.

*² La colección Directrices Espirituales de la Religión de Dios, del escritor Paiva Netto, puede ser adquirida por tel.: 3358-6869.

*³ La Revolución Mundial de los Espíritus, que la Religión de Dios, Religión del Amor Universal, predica desde sus tiempos iniciales, por intermedio de su Proclamador, Alziro Zarur, y que, a ese título de Zarur, Paiva Netto agregó “de Luz”.

*4 DA – Departamento Administrativo de la Legión de la Buena Voluntad.

Paiva Netto
Presidente de la Legión de la Buena Voluntad
paivanetto@lbv.org.br
http://www.paivanetto.com.br/index.php/es

Deja tu comentario debajo