¿Dejas que tus hijas se pinten las uñas? Lee aquí porqué no es recomendable

Las niñas son hermosas, no sólo por la belleza que la infancia les otorga a niños y niñas por igual, sino por ese instinto femenino que muchas de ellas tienen desde muy pequeñas, lo que las lleva a imitar el comportamiento de las mujeres adultas. El tolueno es uno de los productos que contienen los esmaltes de uñas, sin embargo hay otros que pueden ser un peligro para su salud, especialmente si las pequeñas se comen las uñas.

Desde hace varios años, se utiliza el tolueno en lacas y esmaltes de todo tipo, así como en la gasolina, ya que este solvente es de gran importancia para la manufactura de diversos productos, como los colorantes; se ha encontrado tolueno en el humo de los cigarrillos, así que sí es una sustancia nociva a la salud, pero su toxicidad no se compara con la del cianuro sódico, que es un potente veneno en altas cantidades.

A pesar de no representar un riesgo para la vida de las mujeres o de las niñas, el tolueno es un material que no debe consumirse, por lo que no se recomienda que las pequeñas se pinten las uñas con los esmaltes que encontramos frecuentemente en las calles. La buena noticia es que existen compañías que fabrican esmaltes para uñas que no incluyen estos productos químicos, algunas de estas marcas fabrican cosméticos especiales para niñas.

Los esmaltes para uñas pueden contener otros químicos que sí representan un riesgo a la salud, como el formaldehido y colofonia, que le dan un acabado suave y flexible a la pintura.

Muchas mujeres amantes de las uñas pintadas, compran esmaltes económicos en la calle y tienen una colección grandísima de estos productos, en diferentes colores para hacerse diseños espectaculares en sus uñas. Sin embargo, los químicos como el ftalato de dibutilo, el formaldehido y colofonia pueden ocasionar reacciones alérgicas en la piel, incluso no solo en la piel de alrededor de las uñas, sino en todo el cuerpo y en la cara, debido al contacto con las uñas pintadas con estos productos.

En 2009 la Unión Europea prohibió el uso de estas dos últimas sustancias en los esmaltes para uñas, sin embargo las marcas se defendieron con argumentos como que las dosis pequeñas no representan riesgos para la salud.

Antes de dejar que tus hijas se pinten sus uñas, pide la opinión del médico, y lee las etiquetas de los esmaltes que tienes en casa para asegurarte de que sean productos que no causen reacciones alérgicas que dañen la salud de tus pequeñas o la tuya.

Deja tu comentario debajo